Una batalla que se libró en varios frentes

A minutos del final del partido, y cuando todo se encaminaba en un 2 a 1 final a favor de Huracán ante Germinal, las corridas se originaron sobre el lateral que separa la cancha de césped natural con el sintético.
En ese lugar, cerca de 20 hinchas quisieron acceder al portón donde estaba la ambulancia y fueron dispersados por la policía montada.
Lejos de amedrentarse, los simpatizantes respondieron con elementos de mampostería del club.
Los efectivos respondieron con balas de gomas y la situación se trasladó a la popular, donde ya había un hincha caído en el campo de juego y los alambrados habían sido arrancados de cuajo para ingresar al campo de juego.
En simultáneo con ello, la salida de Germinal terminó a los golpes con el banco de Huracán.
Lejos de calmarse los incidentes con las primeras balas de goma y los gases lacrimógenos, los hinchas que lograron salir a la calle volvieron por revancha en el acceso a la entrada al sintético de Huracán, donde los efectivos sin la indumentaria de protección correspondiente se llevaron la peor parte.
Una vez que los hinchas desnudaron a los jugadores de Huracán, se fueron retirando, pero la presencia del muchacho tirando detrás del arco que da a ruta 3 no hacía más que exasperar los ánimos.
Cuando la gente de la platea se disponía a salir por Constituyentes, la policía montada establecía un enfrentamiento con hinchas por esa avenida, y quienes habían concurrido con sus familias tuvieron que volver a los palcos ante los balazos de goma.
Cerca de 20 minutos duraron los incidentes. Huracán no solo perdió su participación en el Federal B sino también todo el alambrado que limita a la popular del campo de juego.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico