Una de cada 100 personas podría padecer epilepsia

La epilepsia es una enfermedad cerebral crónica y es una de las enfermedades neurológicas más comunes que afecta a todas las edades. Tiene una prevalencia que oscila entre el 4 al 10 por 1.000 habitantes, es decir, aproximadamente 1 de cada 100 personas padecería epilepsia, de las cuales el 60% son niños. Si bien la epilepsia puede presentarse a cualquier edad y sin distinción de sexo, raza, o clase social, la mayoría de las veces tiene su inicio en la infancia y adolescencia tardía, presentando un nuevo pico de incidencia después de los 65 años de edad.

Dra. Marisol Toma
(M.N. 113561)
Neuróloga del Servicio de Pediatría del Hospital Alemán

Las causas varían según el tipo de epilepsia pudiendo ser el resultado de anomalías congénitas, enfermedades vasculares como el infarto cerebral, infecciones del cerebro, tumores, enfermedades degenerativas o lesiones. En muchas ocasiones no se descubre una causa concreta y se denominan epilepsias idiopáticas.
Se manifiesta por episodios repetidos o recurrentes de crisis epilépticas que suelen denominarse ataques epilépticos, crisis comiciales o convulsiones. Las mismas se presentan de forma súbita e inesperada, duran unos segundos o minutos y son la expresión de una actividad eléctrica anormal de las neuronas en algún punto del cerebro. Las más llamativas son las convulsiones o “Gran Mal”, donde la persona pierde la conciencia, se pone rígida y comienza a sacudirse. Hay otro tipo de crisis que se reducen a una desconexión momentánea con el entorno por unos segundos y se conoce como “Crisis de Ausencia”.
La epilepsia tiene diferentes causas, presentaciones y respuesta a los tratamientos. Estos últimos consisten generalmente en medicación específica, conocida como antiepiléptica o anticonvulsivante. El 70 % de los pacientes con epilepsia responden de forma adecuada al tratamiento con drogas anticonvulsivantes, mientras que el 30% no logra controlar la epilepsia con medicación; a estas epilepsias se las denomina Epilepsias Refractarias. Este grupo menor de pacientes, con epilepsia refractaria pueden necesitar tratamientos especiales tales como una cirugía de la epilepsia, estimulación vagal o dieta cetogénica, siguiendo criterios rigurosos de selección y basándose en la evidencia científica.
LEY RELACIONADA AL USO DE CANNABIS
Recientemente fue aprobada una ley en nuestro país relacionada al uso de cannabis y sus derivados para el tratamiento de la epilepsia y otras patologías neurológicas. El proyecto contempla la investigación médica y científica del uso medicinal de la planta de cannabis, estableciéndose así un marco regulatorio para la investigación, lo que permitirá próximamente definir con mayor evidencia científica quiénes son candidatos al tratamiento con esta sustancia en particular. Al momento actual, el cannabis se está utilizando excepcionalmente para algunos tipos puntuales de epilepsia tales como el Síndrome de Dravet.
UNA ENFERMEDAD ANTIGUA
Es un padecimiento tan antiguo como la humanidad ya que para los pueblos primitivos la epilepsia era el castigo de los dioses o la posesión del enfermo por un espíritu maligno; el término deriva del griego y significa “tomar por sorpresa”. La medicina griega fue la primera en intentar despojar a la epilepsia de la esfera mística e incluirla dentro de las enfermedades físicas. Hipócrates, 460 años antes de Cristo en su obra titulada “Sobre la enfermedad sagrada”, explicaba que la epilepsia no es más divina ni sagrada que cualquier otra enfermedad localizando su origen en el cerebro.
Es deber de la comunidad en general eliminar la estigmatización y fomentar la inclusión del paciente con epilepsia.

Fuentes: Organización Mundial de la Salud, Liga Argentina Contra la Epilepsia, Ley Nacional 25.404 de las personas con epilepsia, Ley Nacional 27.350 de uso medicinal de la planta de Cannabis y sus derivados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico