Una de cada cuatro personas necesita apoyo psicológico

Según la Organización Mundial de Salud (OMS), una de cada cuatro personas que vive en las grandes ciudades necesita o necesitará apoyo psicológico durante su vida.
Los llamados padecimientos mentales pueden afectar parcial y transitoriamente la vida de una persona, y con los apoyos comunitarios necesarios la recuperación es posible.
Existen cuatro ejes fuertes en la Ley Nacional de Salud Mental 26.657, interdisciplina, intersectorialidad, desmanicomialización y desjudicialización.
Lo que se busca es quitarle el poder de internar al juez, pero no de controlar las internaciones. Es decir, el juez puede solicitar evaluación médica interdisciplinaria pero no externar. A la vez el Código Civil asimila que ninguna persona puede declarársela incapaz.
Todas las personas tienen derecho a recibir la atención de salud necesaria con el acompañamiento de sus afectos, y en su comunidad. Según la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad de las Naciones Unidas, ni el hospital psiquiátrico, ni la reclusión son la respuesta apropiada.
Uno de los mitos que se busca derribar es que las personas con enfermedad mental, en su conjunto, no son más peligrosas que el resto de las personas. No existe nada que asegure que el padecimiento mental y la violencia tengan relación.
Un aspecto importante es que la atención debe realizarse fuera del ámbito de internación hospitalaria, desde un abordaje interdisciplinario e intersectorial. Lo que se busca es la inclusión social y un seguimiento de las internaciones.
El aumento en la población genera altos niveles de vulnerabilidad ya que los ciudadanos que llegan desde el interior se encuentran separados de sus redes familiares. Toda esta situación deriva en el aumento en la población de problemáticas sociales complejas que requieren respuestas diferentes de las que tradicionalmente implementan los Servicios de Salud Mental. El objetivo es tender a una orientación comunitaria en el servicio. Y la atención en salud mental de Comodoro aún sigue basado en el modelo médico hegemónico, centralizando la atención en el Hospital Regional.
La escasez de equipos interdisciplinarios en los Centros de Atención Primaria trae como consecuencia la baja integración de acciones de promoción, prevención, asistencia e inclusión.
Según fuentes consultadas, hay una elevada demanda interinstitucional tendiente a la derivación de pacientes en detrimento de la constitución de redes de atención interdisciplinaria e inclusiva.

Fuente:


Las Más Leídas del Patagónico