Una chubutense es parte del equipo que descubrió cómo silenciar las células cancerígenas

Silvina Nacht es una bióloga nacida y criada en Trelew y junto a su esposo, Guillermo Vicent celebran el fruto de un largo trabajo de investigación en el Centro de Regulación Genómica (CRG) de Barcelona donde trabajan desde el año 2003. El descubrimiento realizado puede ser fundamental para prevenir casos de cáncer de mamas.

Silvina Nacht y su esposo Guillermo Vicent trabajan juntos desde 2002 con algunas experiencias en Alemania y más tarde en Barcelona, allí forman parte del equipo del investigador Miguel Beato, que es quien dirige el prestigioso Centro de Barcelona.

Desde allí se anunció el descubrimiento de un mecanismo de represión activo en las células de cáncer de mama hormono-dependientes que actúa sobre genes relacionados con la proliferación y la muerte celular.

La investigación ha hallado que en las líneas celulares derivadas del cáncer de mama, unos 1.000 genes son activados por la hormona esteroidea progesterona, pero otros 650 se reprimen por esa misma hormona.

El estudio se centra en procesos que ocurren en la cromatina, un conjunto de ADN, histonas y otras proteínas, que se encuentra en el núcleo de las células.

Para poder realizar diferentes funciones, las células necesitan proteínas y estas se obtienen gracias a las órdenes contenidas en los genes. De esta forma, han descubierto que los genes silenciados están involucrados en proliferación celular y también en muerte celular o apóptosis.

Cabe señalar que el trabajo que otorga nuevas esperanzas a los pacientes ontológicos demando una investigación de tres años.

"SENTIMOS UNA DEUDA CON NUESTRO PAIS"

Después de que se difundiera el descubrimiento, Silvina hablo con El Chubut y se refirió a sus ganas postergadas de retornar al país. "La idea era volver, intentamos volver cada año, en las vacaciones de los chicos, cada dos años volvemos, y por ahora nos quedamos aquí en Barcelona. Y ahora nuestro hijo más grande va a empezar la Universidad, entonces cada vez cuesta más pegar la vuelta. Nos hubiera gustado volver, porque nos formamos en una Universidad pública, y sentimos que tenemos una deuda con nuestro país, que es devolver lo que uno aprendió".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico