Una concejal se desmayó en plena sesión

A Norma Contreras le subió la presión y debió ser asistida.

La primera sesión ordinaria de junio abrió de modo inusual en el Concejo Deliberante. Fue por lo inédito del hecho, aunque desnuda en realidad una situación constante en la ciudad más densamente poblada de la Patagonia.
Norma Contreras (Chubut Somos Todos) inauguró la hora de preferencias a las 17:30, cuando inició la sesión. Sólo llevaba dos minutos refiriéndose nuevamente al tarifazo del gas cuando se la escuchó dar aviso a su compañero de bancada, Ricardo Gaitán, de que no se sentía bien.
Apenas llegó a concluir la frase cuando comenzó a desvanecerse, rodeada ya de otros concejales que se acercaron para evitar que pudiera golpearse. De inmediato, personal de la casa se comunicó con el servicio privado de urgencias que tiene contratado el Concejo para pedir un equipo médico y la unidad de traslado que brindara la correcta asistencia, mientras que con un tensiómetro electrónico confirmaban que la abogada, que ya había vuelto en sí, tenía la presión arterial en 17.
El cuadro, riesgoso como se sabe en tiempos donde cobran difusión preventiva los índices de alerta ante lo que puede desembocar en un Accidente Cerebro Vascular por ejemplo, siguió su curso durante los 30 minutos que le tomó a la ambulancia llegar al Concejo Deliberante para darle la primera asistencia a la concejal que fue trasladada luego a un centro médico para la evaluación de rigor.
En abril de 2008 centraba la escena pública comodorense la necesidad de optimizar el sistema de emergentología, luego de que Martín Arias esperara por más de una hora una ambulancia en pleno centro de la ciudad, para fallecer en el Hospital Regional hacia donde había sido trasladado finalmente por un vehículo familiar tras recibir un impacto de bala en lo que fue un notorio caso judicial.
Más de ocho años pasaron del incidente, y en este caso no era un "vecino común" sino un funcionario público quien requería el servicio de emergencias casualmente no público, sino privado. De todos modos, debió aguardar media hora por la atención.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico