Una encuesta refleja muy baja aprobación de Temer en Brasil

Temer, según la encuesta, perdería en todos los escenarios posibles si se somete a una elección y de la crisis surge como principal candidato vencedor en escenarios de primera vuelta el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

El Gobierno del presidente interino de Brasil, Michel Temer, cuenta con un bajo índice de aprobación entre los ciudadanos y la mayoría en el país desea que se realicen nuevas elecciones este año, según mostró un nuevo sondeo.
A casi un mes del alejamiento de la suspendida presidenta Dilma Rousseff, la administración de Temer tiene une evaluación negativa entre un 28 por ciento de los brasileños, según un sondeo del instituto MDA Pesquisa y encargado por la Confederación Nacional del Transporte.
Apenas un 11,3 por ciento de los encuestados le da al Gobierno interino una calificación positiva, mientras que un 30,2 por ciento lo evalúa como "regular".
La consulta mostró que un 62,4 por ciento de los brasileños cree que el juicio político que se está realizando contra Rousseff -procesada por el Senado desde el mes pasado por presunta violación de las leyes presupuestarias del país- fue la decisión correcta.
En tanto, un 50,3 por ciento se inclina por realizar nuevos comicios este año para solucionar la crisis política que vive la nación, indica el sondeo.
MDA entrevistó a 2.002 personas entre el 2 y el 5 de junio. La consulta tiene un margen de error de 2,2 puntos porcentuales.
Temer, afirmó ayer ante empresarios que "la ideología ha pasado de moda", al justificar su plan económico, en medio del pulso político marcado por la primera encuesta de su gestión, que muestra que tiene apoyo del 11,3% de la población y que el candidato favorito para 2018 es el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.
Temer, según la encuesta, la primera divulgada desde que suspendieron del cargo a Dilma Rousseff el 12 de marzo, perdería en todos los escenarios posibles si se somete a una elección y de la crisis surge como principal candidato vencedor en escenarios de primera vuelta el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.
En Brasilia, el vicepresidente en ejercicio planteó claramente que su intención es entregar el gobierno en 2018, teniendo en cuenta que aún debe ser sometida a juicio político la suspendida mandataria Dlma Rousseff, quien confía en poder revertir votos en el Senado y regresar al cargo.
"La generación de empleo vendrá si existe la actuación de la iniciativa privada. Confieso que este asunto de ideología está fuera de moda y lo que manda es la política de resultados, la que define el ciudadano. Si le sirve, la aprueba, si no le sirve, no la aprueba", dijo Temer.
El mandatario interino también se refirió a su idea de "pacificar" el país para atraer inversiones, aunque no hizo referencias directas al pedido de captura que ayer hizo el fiscal general, Rodrigo Janot, para su núcleo duro, el ex presidente José Sarney, el suspendido jefe de Diputados, Eduardo Cunha, y el senador Romero Jucá, todos del Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB) por obstruir la operación anticorrupción en Petrobras, denominada "Lava Jato".

"DAR VUETA EL PARTIDO"
En el plano político, en un diálogo con historiadores, Dilma Rousseff, la presidenta suspendida, fustigó la política exterior de Temer, a la que calificó de "paleolítica" por haber elegido hablar "bajito con Estados Unidos y en forma grosera con Bolivia" y expresó que confía en que "el pueblo brasileño está dando vuelta el partido", al sugerir que podría lograr salvarse en la votación en el Senado.
A partir de agosto, el Senado deberá comenzar a votar -luego de la presentación de defensas, acusación y testigos- si expulsa del cargo a Rousseff, para lo cual los impulsores del juicio político necesitan al menos 54 votos.
"El pueblo brasileño es inmensamente solidario conmigo, está dando vuelta el partido solito, sin que nadie se lo diga", dijo Rousseff, quien se está trasladando a mitines en aviones de línea debido a que Temer redujo sus gastos de mantenimiento mientras se encuentra suspendida, lo que volvió a enfrentar a los dos presidentes que tiene Brasil.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico