Una enérgica postura a favor del empleo

El paro y movilización tuvieron alta adhesión de los trabajadores, quienes desde las primeras horas de la mañana se comenzaron a movilizar camino al cruce de ruta 3 y 26. Fueron unos 40.000 trabajadores de diversos rubros los que se movilizaron para expresar su repudio a las políticas de ajuste que conspiran contra la preservación de las fuentes laborales.

Comodoro Rivadavia ayer se convirtió en una de las primeras ciudades del país en parar casi la totalidad de sus actividades en contra de las políticas que aplica el Gobierno nacional, las cuales afectan sobre todo la preservación del empleo, más allá de que la convocatoria realizada por los gremios petroleros tuvo como destinatario directo a las operadoras petroleras.
Sin embargo, entre la multitud los cánticos y los discursos estuvieron dirigidos especialmente a la figura del presidente de la Nación, Mauricio Macri.
Ya en horas de la madrugada en el cruce de las rutas nacionales 3 y 26 que conecta a Comodoro con Caleta Olivia y Sarmiento se comenzó a trabajar en el armado del escenario, donde en horas del mediodía el secretario general del gremio, Jorge Avila, emitiría un duro discurso acompañado por dirigentes del sindicato petrolero de Santa Cruz; UOCRA (Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina), Camioneros, UOM (Unión Obrera Metalúrgica), Obras Sanitarias, La Bancaria y la Unión Tranviarios Automotor (UTA) que decidió suspender el transporte urbano de pasajeros de 8 a 19.
Por eso durante toda la mañana las actividades estuvieron prácticamente suspendidas en Comodoro Rivadavia y solo los bancos abrieron sus puertas desde las 8 hasta las 10 para no afectar a aquellos empleados y jubilados que cobraron sus haberes mensuales.
En el centro circuló poca gente, debido sobre todo a que no hubo colectivos; las dependencias municipales, escuelas y estaciones de servicio estuvieron cerradas y la actividad comercial se vio limitada luego de que el Centro de Empleados de Comercios decidiera adherir a la medida, más allá de la postura light de la Cámara.

EN EL CENTRO DE
LA ESCENA
De esta forma, toda la atención estuvo puesta en lo que sucedía en el cruce de las rutas 3 y 26, hasta donde arribaría la columna que finalmente partió desde la petrolera DLS.
Alrededor de las 9, diferentes grupos de trabajadores permanecieron apostados a la espera de la caravana política y gremial que en ese momento estaba reunida en el Municipio, encabezada por el intendente, Carlos Linares, junto con concejales, funcionarios, y gremialistas como el propio Avila, Raúl Silva de UOCRA, y el diputado provincial Gustavo Fita, titular de la CGT Saúl Ubaldini.
Las estaciones de servicio ubicadas a la vera de la ruta y el hotel "Su Estrella" -a unos 500 metros del cruce- fueron los sitios escogidos por los trabajadores para sumarse a la caminata.
Mientras tanto, ciento de personas se dirigían a la rotonda, algunos en vehículo o en moto y otros en bicicleta, tal como hizo Darío Corujeira, quien llegó al cruce desde Km 3. "Yo soy de la empresa Petrapet, pero hay gente por todos lados”, señaló.
"Era algo que se esperaba porque es un reclamo de toda la comunidad, de toda la ciudad. Este no es un tema que afecta solamente a los equipos de torre sino a toda la actividad; sino fijate los comercios que cierran en el centro, o los hoteles y restaurantes que están vacios, la gente tiene miedo", agregó.
En cambio Graciela Maciel, vecinalista del barrio José Fuchs, decidió llegar caminando. “Es la primera vez que participo, toda una experiencia nueva para mí”, admitió. "Me movilizó todo lo que está pasando, más allá de los petroleros, porque yo acompaño a las vecinales como vecina del barrio y hay mucha gente que sufre este flagelo, esta locura de aumentos y despidos", resaltó, dejando ver su sorpresa ante la cantidad de trabajadores que a esa hora ya se dirigían a la movilización.
Ciertamente fueron miles de personas las que se movilizaron, como Carlos Emilio Torres, un jubilado de 61 años que también acompañó el reclamo llevando un bombo en soledad; o Héctor Torres, quien también decidió utilizar la bicicleta como forma de movilización ante la multitud que se iba a concentrar principalmente en vehículo.
Recién cerca de las 11:20, cuando llegó la caravana gremial a las instalaciones de DLS, los trabajadores se aglutinaron y comenzaron a movilizarse en masa hasta la rotonda. Mientras tanto en el escenario el locutor comenzaba a arengar a quienes ya estaban en el lugar soportando el frío con mate, fogatas y en grupo.
Minutos después la caravana llegó al cruce que une la Cuenca del Golfo San Jorge, todo un símbolo en la zona, y los dirigentes gremiales subieron al escenario que rápidamente se completó.
A esa hora ya habían llegado los trabajadores de Sarmiento, tanto de UOCRA como de Petroleros, y se aguardaba el arribo de los manifestantes de la zona norte de Santa Cruz, quienes minutos después llegaron al escenario. Así, con las estrofas del Himno Nacional arrancó el acto en defensa del trabajo y en contra de la recesión económica palpable en la zona luego de la devaluación; los “tarifazos” y los desmedidos aumentos en productos básicos de la canasta alimentaria.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico