Una evaluación cuestionada

Estudiantes de 6° año de la Escuela de Arte realizaron una sentada ayer desde el inicio del horario escolar, en reclamo por los criterios aplicados en la evaluación nacional "Aprender". Dicen, entre otras cosas, que no está adaptada a planes educativos con orientaciones específicas. Hoy repiten la medida con convocatoria a otras escuelas.

Los reproches a la evaluación "Aprender", que empezó ayer en todo el país y tiene hoy su segunda y última jornada, no sólo se plantean desde el ámbito docente sino también desde el estudiantado. La medida más notoria ayer fue la de los alumnos de 6° año de la Escuela de Arte que desde las 8:30 protagonizaron una sentada en la puerta del establecimiento ubicado en la calle Clara Mizrahi.
"No estamos en contra de que haya una evaluación; estamos en contra del criterio uniforme con el que se hace ésta" fue la fundamentación general ayer por la mañana, y que se repetirá hoy con convocatoria ampliada a otras escuelas.
El caso es que los alumnos que se manifiestan no participan de la evaluación, una manera de dejar sentada la posición que –aclararon- no impide el desarrollo de "Aprender" ni la participación de sus compañeros, pero sí quieren manifestar claramente su posición.
Así lo explicó Ariana Amarillo, referente del Centro de Estudiantes de la Escuela de Arte. Según expuso, "las pruebas no están adaptadas a los diferentes programas que hay en los colegios, sino que es una evaluación general para todo el país cuando un estudiante en el sur no ve lo mismo que uno del norte, además de que las escuelas de la provincia tienen niveles totalmente diferentes".
Para más detalles, explicó que los alumnos de 6° año de la Escuela de Arte no tienen materias como matemática y biología en función de la especialidad, aunque contenidos de ambas materias se incluyeron en la evaluación.
"Son materias que hace dos años que no vemos. El examen no está adaptado a nuestra orientación y eso nos perjudica un montón", consideró.
Además, agregó que una de sus compañeras con problemas visuales reclamó que la prueba no estaba adaptada a su condición, mientras que de la comparación con la situación de alumnos de otros establecimientos surgió el planteo de que tampoco se adaptó la evaluación a escuelas con orientación técnica, por ejemplo, que con la especialización reduce el dictado de materias humanísticas.
"Nuestra escuela no está enojada porque nos evalúen; nos molesta la manera en que evalúan. Las pruebas están mal redactadas; hay preguntas que se repiten y es muy injusto que se nos clasifique por contenidos que ni siquiera vemos. La manifestación fue porque hay diversidad que no se contempla con criterios de evaluación", subrayó Amarillo, acotando que el reclamo se repetirá hoy desde las 8 con convocatoria abierta a estudiantes de otras escuelas.
"Queremos acordar que no se haga la prueba" dijo, para explicar que no impedirán el dispositivo, sino que apuntan a acordar de modo pacífico no prestar asistencia. "Vamos a respetar la diversidad de opiniones, como no lo hace esta prueba", señaló.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico