Una excursión no tradicional al volcán Copahue

Se trata de un trekking corto de dificultad media que se completa en menos de un día de marcha. Una experiencia única que se puede realizar en invierno y verano, aunque con la nieve se vuelve más dificultoso llegar a la cima. También hay empresas turísticas que ofrecen el mismo recorrido en camiones oruga, o cabalgatas

Las localidades de Caviahue-Copahue conforman un único municipio que está ubicado al Noroeste de la provincia de Neuquén. Caviahue significa "Lugar de reunión" en lengua mapuche y a 18 km. de allí se encuentra Copahue, cuyo significado es "Lugar de azufre". Ambas localidades presentan temporadas turísticas bien diferenciadas: la primera, con nieve y termas; y la segunda, con turismo termal y aventura en verano.
Ubicadas a 352 Km. de distancia de la Capital Neuquina en verano, visitantes de todo el mundo llegan al complejo de las Termas de Copahue por la excelencia de sus aguas mineromedicinales, fangos, algas y vapores, los cuales son aplicados en diferentes programas personalizados que combinan prevención, salud y relax. Actividades de aventura y excursiones dentro del magnífico escenario del Parque Provincial Copahue, complementan este verdadero encuentro con la naturaleza.
Pero sumergirse en las entrañas mismas del Volcán Copahue es sin duda, la actividad que más llama la atención ya que es una aventura inolvidable. Este poderoso volcán se encuentra a 2958 m.s.n.m en la frontera entre Argentina y Chile. En él, persisten las fumarolas producto de su permanente actividad, siendo consecuencia de ello una importante fuente de aguas termales.
Mediante una excursión poco común se trepa hasta el cráter del volcán Copahue. Una vez en la cima, se descubre la laguna de agua verde dentro del cráter, salpicada de manchones amarillos de azufre. Allí también aparece la lengua del glaciar, que cae por la boca misma del cráter de 25 kilómetros de diámetro.
El ascenso al Volcán Copahue se trata de un trekking corto de dificultad media que se completa en menos de un día de marcha ida y vuelta. Se puede realizar en forma independiente o contratando los diferentes servicios que ofrecen las agencias o los guías de la zona. Estos servicios pueden ser el traslado en camioneta hasta donde comienza la picada de aproximación, el acompañamiento hasta la cumbre por un guía profesional o, incluso, la más descansada cabalgata hasta unos cien metros del cono volcánico.
La forma que requiere menos esfuerzo físico es trasladarse en un camión oruga acondicionado para llevar pasajeros. Este vehículo es ideal para recorrer la zona en invierno, ya que realiza una travesía por la pendiente del volcán Copahue, que permite vencer los 800 metros de altura entre la cota del complejo invernal y el cráter gracias a su sistema de tracción, de gran fuerza y resistencia.
Otra posibilidad, en verano, es subir a caballo, aunque las cabalgatas al cráter no son para cualquiera. El suelo, que es pura ceniza volcánica es muy blando y los caballos sufren mucho al trepar tratando no derrapar. Solo los expertos jinetes son capaces de llegar a la cima.
En invierno el total de recorrido se realiza sobre hielo y nieve fresca por lo que solo es recomendable para expertos ya además del los conocimientos necesarios para caminar sobre estas superficies, es necesario disponer de equipamiento especifico.
Según la aptitud física de cada uno, esta travesía puede llevar de dos a cuatro horas de ida y de una a tres horas de regreso. No tiene mayor dificultad técnica y la mayor parte del trayecto se realiza en pendientes menores a 30 grados, solo al final se encuentran algunos tramos de mayor inclinación.
El recorrido de aproximación desde Copahue hasta el estacionamiento de autos es de unos 5 kilómetros y es conveniente realizarlo en camioneta. Existe una ruta de ripio que en algunos tramos se encuentra en mal estado y en otros, atraviesa zonas con mallines. En esta primera parte del recorrido se puede apreciar una de las tomas de agua que alimentan el complejo termal de Copahue y una pequeña usina geotérmica.
Luego de ganar altura se llega a la estación superior del centro de ski Caviahue. A partir de allí la caminata comienza muy suave atravesando las estribaciones del volcán y permitiendo disfrutar de hermosas vistas del valle inferior y su singular lago en forma de herradura.
Luego la pendiente cambia y la inclinación es ya de unos 30 grados donde se debe caminar sobre una superficie de piedra volcánica que requiere de mayor esfuerzo y atención. Según la época del año es posible encontrar a su paso formaciones de penitentes en el hielo.
En los últimos tramos la pendiente es aun más pronunciada y según la dirección del viento se hará presente el típico olor característico de la presencia de los gases ácido sulfúrico, ácido clorhídrico, amonio, dióxido de azufre, carbono y ácido sulfhídrico.
Desde el cono del volcán se puede observar una pequeña laguna burbujeante y un glaciar colgante. Algunas veces el aire es casi irrespirable, pero la impactante vista vale la pena el esfuerzo. Desde allí se ve el cerro Domuyo (4.800 metros), el más alto de la Patagonia; el cerro Negro, con su singular perfil escalonado; el volcán Tromen y el cerro Peineta, del lado chileno. Para sumar emoción, se puede descender esquiando un trayecto de más de 8 km fuera de pista.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico