Una familia denuncia a una minera que utiliza su campo como camino

La denuncia es contra Patagonia Gold, que reconoció su responsabilidad aunque no ha cambiado la situación. El campo "La Peninsular" tiene actividad agropecuaria desde 1917 en Bajo Caracoles.

Hace un siglo que el campo La Peninsular trabajaba sin problemas. Hasta que Patagonia Gold inició sus operaciones hace siete años, con producción intensiva en busca de minerales metalíferos, en cercanías a la propiedad de la familia Cotonat. Desde ese momento, vehículos de la compañía atraviesan el predio sin autorización.
La estancia está en Bajo Caracoles, Santa Cruz, a 210 kilómetros de Perito Moreno, y es propiedad de Mariela Cotonat. La acusación de la familia es que Patagonia Gold utiliza ilegalmente su terreno para transportar camiones, colectivos y maquinaria persistentemente para sus actividades en el yacimiento El Tranquilo.
"La denuncia fue cuando ensancharon caminos. Tiraron postes y alambres para hacer los caminos. Cuando mandamos una carta documento, nos arreglaron algunos alambres", contó Ricardo Jurado, esposo de Mariela, en diálogo con El Patagónico. Hace cuatro años iniciaron las medidas legales.
El campo empezó a trabajar en 1917, cuando la familia Cotonat empezó a trabajar en territorio santacruceño con actividades agropecuarias. "Cuando ellos compraron esos campos, empezaron a pasar. Tienen otros lugares, pero les queda más cerca pasar por el campo. Tener animales ahí es imposible porque nos tiran los alambres".
La familia estableció contactos con Patagonia Gold en distintas oportunidades, pero no han llegado a un arreglo. En algunas oportunidades, la compañía minera pagó los daños provocados por su flota vehicular. Pero esa paz duró poco y prontamente volvieron a tener inconvenientes.
Camiones, autos y colectivos, entre otros vehículos, pasan regularmente "Los llamé por teléfono, les mandé fotos del alambre pisado y después de la última denuncia policial me pidieron disculpas. Argumentaron que era una contratista que no sabía que no podía pasar por ahí, que nos iban a pagar los daños. Pero siguen pasando por ahí".
La minera que se instaló en la estancia lindera comenzó a transitar por el lugar y a realizar modificaciones en la traza sin autorización. Esas son las actividades ilegales que realiza Patagonia Gold, frecuentemente denunciadas ante la policía por la familia Cotonat y Jurado.
La familia no quiere resignar la actividad agropecuaria que viene desarrollando hace cien años. "Lo que ellos quieren pagar no es lo mismo que te va a dar la ganadería", remarcó Jurado.
Mientras tanto, el caso llamó la atención en otras partes del país, especialmente de las asambleas ambientales que siguen de cerca los casos que involucran a mineras.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico