Una familia perdió todo en un incendio a raíz de una hornalla que quedó prendida

Una familia del barrio San Cayetano perdió todo en un incendio registrado ayer a la mañana en una vivienda de la parte alta de Antonio Garcés y Ricardo Balbín. Jesica Vargas alcanzó a escapar de las llamas junto a sus hijos y su nieta de 4 años, pero quedaron con lo puesto. Ahora piden ayuda a la comunidad para volver a empezar. Necesita desde ropa para los niños hasta maderas y chapas.

Por la baja temperatura que Comodoro Rivadavia registraba ayer a las 7:30, Jesica Vargas, sus cinco hijos y su nieta de 4 años dormían con una hornalla de la cocina encendida. Descansaban en una vivienda de chapa y madera construida en la zona alta de Antonio Garcés y Ricardo Balbín en el barrio San Cayetano. Las llamas se propagaron hacia una pared de la habitación de madera y todo se quemó rápidamente.
La hija mayor, de 19 años, logró despertar a su madre y advertirle que se incendiaba la vivienda. Jesica alcanzó a tomar entre sus brazos a su hija de 7 años y a su nietita de 4 y salieron con lo puesto. Sus otros hijos de 13, 15 y 16 lograron salir cubiertos con frazadas, pero no pudieron salvar nada más.
Jesica compró hace tres años la mejora que el fuego destruyó en contados minutos. La mujer, madre soltera, contó a El Patagónico que se gana la vida vendiendo ropa en "La Saladita". una ayuda de 4 mil pesos y la tarjeta social de 1.000 pesos.
Por eso ahora pide colaboración a la comunidad para volver a empezar y reconstruir su hogar. "Es feo andar con tantos chicos y no tener donde ir", narró la damnificada, quien hasta ayer a la tarde todavía no sabía dónde podría quedarse.
La construcción quedó devastada por lo que las paredes deberán ser derribadas. Las chapas quedaron inutilizables.
"Mi hija me avisó que se estaba prendiendo fuego la pared, y ahí en contados segundos estaba todo prendido fuego", relató la damnificada.
La llegada de los Bomberos Voluntarios del Destacamento 1 fue rápida. Tres dotaciones trabajaron bajo la dirección de Víctor Alvarado. También intervino personal policial de la Seccional Sexta.
"No quedó nada", lamentó la mujer que ayer recibía la ayuda de sus vecinos para limpiar la propiedad calcinada. Jesica pidió ayuda a la comunidad, con lo que puedan colaborar, ropa para sus hijos y su nieta, o todo lo que sirva para poder levantar nuevamente su vivienda. Los que puedan ayudarla se pueden comunicar al 297-5485856.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico