Una familia se salvó de ser aplastada por dos vehículos que desbarrancaron sobre su techo

Mauricio Figueredo almorzaba con su madre y hermanos cuando una F4000 y una Toyota Hilux cayeron sobre el techo de la vivienda que alquilan en el barrio Las Flores. Un caño los salvó de ser aplastados. "Estábamos comiendo y de repente se incrustó el camión. Estábamos en el medio de la casa, en una mesa. Fue un susto terrible; nos salvamos por el caño que esta acá que sostuvo todo el peso del camión", explicó.

Un amargo sábado tuvieron Mauricio Figueredo y su familia cuando el almuerzo que los reunía casi termina en tragedia, producto del desbarranco de dos vehículos que estaban estacionados sobre la calle contigua a la precaria vivienda de Blas Parera y Los Aromos.
Ayer el joven aún no salía de su asombro mientras limpiaba la suciedad e intentaba reparar los destrozos que ocasionó el siniestro. Según explicó, habían pasado unos minutos de las 15 cuando dejaron de comer porque sintieron un fuerte estruendo mientras restos del techo caían sobre sus cabezas.
Ignorantes de lo que sucedía, salieron de la casa y vieron que una F4000 y una Toyota Hilux habían quedado prácticamente estacionadas sobre el techo de la vivienda que alquilan en esa esquina del barrio La Flores.
“Estábamos comiendo y de repente se incrustó el camión. Estábamos en el medio de la casa, en una mesa. Fue un susto terrible; nos salvamos por el caño que esta acá que sostuvo todo el peso del camión”, explicó Mauricio ayer a El Patagónico.

QUE PAGUEN LOS DAÑOS
Según se pudo establecer por diferentes testimonios de los vecinos, a la F4000 le habría saltado el cambio y comenzó a deslizarse producto de la pendiente. En su marcha arrastró a la Toyota Hilux que estaba estacionada y que era de otro vecino. Así fue como ambos vehículos quedaron arriba del techo.
Angélica Oliva, la propietaria de la vivienda que alquilaban los Figueredo, también lamentaba ayer lo ocurrido. "Uno está tranquilo en su casa y pasa esto. Yo estaba recostada y sentí semejante ruido. Encima al hombre le digo las cosas y se me enoja. Vino a ver, dice que va a pagar. Pero me dice 'usted no tiene gran cosa'. Yo no tengo gran cosa, pero quiero que me deje como estaba. Yo no le estoy pidiendo nada más. Solo que venga y arregle”, explicó la vecina de 71 años.
Angélica asegura que no es la primera vez que sucede un accidente de este tipo. Por este motivo en más de una ocasión pidió al municipio que construya un muro de contención, pero se cansó de realizar gestiones sin obtener alguna respuesta.
Ahora asegura que volverá a realizar el pedido, con la esperanza de que esta vez la escuchen y no tengan que lamentar una tragedia. Mientras tanto, Mauricio y su familia aguardan que reparen los daños ya que quieren quedarse en el lugar donde alquilan hace cuatro años. “El hombre nos dio un departamento para que mientras tanto estén mis hermanos, momentáneamente. El dijo supuestamente que va a pagar el techo”, explicó, lamentando el accidente en el cual tuvo que tomar intervención personal de la Seccional Cuarta.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico