Una forma de integrarse a la sociedad

Oscar Quintonahuel tiene 41 años, es ciego y hace cinco años que toca música en la calle. En la céntrica zona de San Martín casi Pellegrini se lo puede ver a diario tocando su acordeón. "Empecé para no estar aburrido en mi casa. Lo tomo como un laburo; con la pensión pago el alquiler y con esto vivo", explicó al ser consultado por El Patagónico.

video 2 - acordeonista.mp4

Según Oscar, se puso un horario: de 9 a 13 en verano, reduciendo la jornada en invierno. "La gente colabora bastante; en un día muy bueno puedo hacer 1.200 pesos y otro día no me llevo nada. Pero lo mío es más la satisfacción de conocer gente, charlar con los que pasan", acotó. Asegura que incluso muchas veces lo contrataron para que tocara en fiestas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico