Una historia de enfrentamientos en los que siempre relucieron armas

El 13 de enero de 2011, la UOCRA y "Dragones" se tirotearon durante 20 minutos en Rawson entre Urquiza y Saavedra. La policía no identificó ni detuvo a nadie, pese a que hasta exhibieron una ametralladora. El 4 de agosto del mismo año, cuando se enfrentaron frente a la Secretaría de Trabajo, hirieron a un integrante de "Dragones" en el cuello y una bala rozó a una niña de 7 años. En abril de 2013 cuatro integrantes de UOCRA fueron heridos de bala por "Dragones" cuando protagonizaban un reclamo en el kilómetro 1 de la Ruta 26.

Los violentos episodios que recrudecieron ayer entre los integrantes de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA) y Sindicato de Obreros Unidos de la Construcción del Chubut (SOUCCH) –que tiene como referente a Daniel Ojeda, ex líder de "Los Dragones"- tuvo ayer un capítulo más en una disputa por el poder sindical durante la última década.
El Sindicato de Obras Civiles y Servicios de la Construcción, más conocido como "Dragones", tuvo su origen en junio de 2005 después de una tensa protesta en la que permanecieron durante nueve días en el yacimiento de Cerro Dragón, lugar que les dio el sobrenombre. También en ese yacimiento en 2012 protagonizaron una histórica toma con destrozos y daños en las instalaciones de Pan American Energy.
Las internas sindicales con la UOCRA por el poder de afiliación y reconocimiento sindical, llevaron a "Los Dragones" a estar continuamente en conflicto con el gremio oficial de la construcción desde 2009. La situación que se dio ayer se presagiaba desde meses atrás cuando Daniel Ojeda alquiló un local frente a la obra social de la UOCRA, en la calle Sarmiento.

FEROZ TIROTEO
SIN DETENIDOS
El jueves 13 de enero de 2011, integrantes de la UOCRA y de "Dragones" se enfrentaron a tiros durante 20 minutos con la calle Rawson desde Urquiza hasta Saavedra transformada en un campo de batalla. Las balas iban y venían, pero sólo de casualidad no se registraron víctimas inocentes. Testigos describieron en esa oportunidad a El Patagónico que uno de los bandos incluso utilizó una ametralladora.
La policía tomó intervención, pero sólo se identificaron los vehículos que estaban en esas dos cuadras, no así a las personas. Y ese día también sobrevoló la pregunta de si había habido "zona liberada", como lo afirmaron ayer desde el Ejecutivo municipal.
Incluso en esa ocasión la Fiscalía se preguntó cómo no habían identificado a nadie, ni detenido a ninguna persona por los incidentes, pese a tantos daños, tiros y vainas servidas que quedaron en el lugar. Nunca se logró imputar a nadie por el abuso de armas, pese a que hubo registros de videos y fotográficos.
En el lugar del enfrentamiento se secuestraron aquel día varias vainas de armas de uso civil y de guerra, como los calibres 22, 32 y 9 milímetros.
Mientras, el 4 de agosto 2011 en inmediaciones de la Secretaría de Trabajo, en Canadá y Olavarría, un integrante de "Dragones", Iván Yapura, recibió un disparo en el cuello. Se salvó de milagro una niña de 7 años que pasaba por el lugar.
Después de ese incidente, detuvieron a dos integrantes de la UOCRA con armas de fuego, aunque sólo les pudieron imputar la tenencia porque no se pudo acreditar que tuvieran relación con la agresión.
En setiembre de 2012, un grupo de UOCRA le dio una feroz golpiza al secretario general de "Dragones", Raúl Murga, en una estación de servicio de Kilómetro 3. La policía en aquella oportunidad detuvo a cinco personas.
El 10 de abril de 2013 "Los Dragones" se movilizaban en caravana por Ameghino, entre Alvear y Saavedra, hacia las oficinas de Pan American Energy, luego de haber panfleteado en el cruces de las rutas 3 y 26 y frente a la delegación de la Secretaría de Trabajo. Lo hacían a bordo de una Volkswagen Amarok, seguida por otros utilitarios cuyos tripulantes exhibían bombos y banderas. Al llegar a mitad de cuadra recibieron una lluvia de piedras por parte de cuatro individuos.
"Eran como ocho los monos, no más. Cuando los otros volvieron, empezaron a tirar piedras ambos y ahí uno sacó un chumbo y pega un tiro, dos", contó un testigo a este diario.
En medio de ese enfrentamiento, trabajadores del colegio Martín Rivadavia debieron cerrar las persianas del establecimiento y cubrir a un grupo de chicos que se hallaba en el ingreso.
Se reportaron daños en cuatro autos de habitantes de la cuadra. La policía de la Seccional Segunda en esa ocasión no intervino porque el enfrentamiento los "tomó por sorpresa", según argumentaron. "Los Dragones" hablaron de "canibalismo sindical" y denunciaron que las armas de fuego eran del sindicato de la calle Rawson.
A fines de abril de 2013, la Brigada de Investigaciones allanó ocho domicilios por tiroteos en el kilómetro 1 de la ruta 26 en los que resultaron heridos cuatro afiliados a UOCRA e identificaron como sospechosos a varios integrantes de "Los Dragones". Los cuatro heridos ese día fueron Ramón Gaffi, Jonathan Maragaño, Guillermo Jara, y Víctor Culcuil, todos trabajadores de EDVSA.
En los allanamientos se secuestraron dos revólveres calibre 22. Uno de ellos fue hallado en la sede de "Dragones", en calle Manuel Arburúa del barrio Industrial. El revólver se encontraba en la guantera de una camioneta de transporte de personal con número de interno.
La otra arma, al igual que municiones, fue incautada en la vivienda de uno de los tres despedidos de la empresa Justo Otero que participaban del piquete frente a esa firma. "No es la primera vez que le sacamos armas a estos grupos, pero por hechos anteriores no hemos visto juicios y condenas. Se hicieron allanamientos y nada", reclamó en esa oportunidad Leonardo Bustos, el jefe de la Brigada.
El 7 de febrero de 2014, dos grupos disidentes de la UOCRA se enfrentaron a tiros en la sede de Rawson al 1.400. El único que quedó con prisión preventiva por portación de arma de fuego fue Alejandro Darío Lavin, que ayer también estuvo presente en la calle Pellegrini.
Lavin había sido detenido en esa ocasión, con Rubén Crespo, uno de los que ayer hizo de negociador durante toda la mañana con la policía. Esa madrugada se escucharon por lo menos 20 disparos, según describieron los habitantes de la calle Rawson, después de que en medio de una interna sindical cerca de una docena de violentos irrumpiera en la sede con intenciones de tomarla. Hubo daños en la casa de una vecina.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico