Una isla feliz

El primer cartel que ves cuando llegás al Aeropuerto internacional Reina Beatrix dice "Bienvenidos a la felicidad" y después de pasar una semana en Aruba, puedo dar fe de que llegás a la felicidad.

Julian Arturo Spanos nos cuenta su experiencia y vacaciones por Aruba.

Muchos son los factores que contribuyen a pasar unas vacaciones inolvidables en una pequeña isla que espera turistas durante los 365 días del año. El calor constante, la arena blanca y el agua tibia color turquesa. La limpieza y seguridad de la isla, las palmeras decorando todo el paisaje y principalmente el humor de la gente: los que llegan de visita, los que viven y trabajan ahí, incluso de aquellos que ya se van.
Hay diversas opciones que ofrece la isla para disfrutar las vacaciones con amigos, en pareja, solo o en familia. Desde actividades acuáticas hasta excursiones a caballo o en vehículos todo terreno para conocer las principales atracciones turísticas del lugar como por ejemplo: Boca Catalina y Baby beach, la Capilla de Alto Vista, las ruinas y la famosa Piscina Natural pasando por el Puente Natural.
Sin dudas, pasar el día tirado en la pileta del hotel o en la playa Palm Beach, tomando el clásico y refrescante "Aruba arriba" (un cocktail Arubeño típico) ya se acerca mucho a la "felicidad".
La fiesta también está presente. El bar de Heineken al aire libre y el Hard Rock Café se destacan por las coloridas noches musicales. Pero mi recomendación es que no dejes de hacer el mejor bar hopping de la isla: Kukoo-kunuku. Cuatro horas de fiesta constante desde el primer momento, cuando un bus que parece un boliche te pasa a buscar por el hotel hasta el final. Cuatro horas de diversión, con animación a bordo, recorriendo cuatro bares de Aruba. La excursión incluye los traslados, un "chupito" luminoso en el que te sirven un shot de bienvenida en cada bar y precios promocionales (y en algunos casos una maraca de souvenir). Es la posibilidad de conocer verdaderamente la noche Arubeña que termina temprano – a comparación de la fiesta argentina -.
El idioma no es una limitación en ningún momento. Todos los residentes manejan mayormente tres idiomas: ingles, papiamento y español. Y por supuesto que un ingles mal pronunciado llama mucho la atención y da pie a entablar divertidas conversaciones.
Las primeras marcas mundiales tienen sus tiendas ahí, así que si sos fanático de las compras, prepará las tarjetas, dólares o florines arubeños para gastar en ropa, electrónica, productos caribeños tradicionales y joyería.
Así es que, hay opciones para todos los gustos.
Siete días es suficiente, aunque vivir en Aruba no sería una mala opción.
"One happy island" (una isla feliz) es el mejor slogan que podrían haber elegido para la marca ciudad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico