Una jornada marcada por la fe y la esperanza

Los párrocos Jesús Dícono y Enrique Bordón encabezaron la procesión desde Valle C hasta Laprida, mientras en este último se desarrollaba paralelamente otra que recorrió distintos puntos del barrio. Ambas manifestaciones de fe confluyeron con la Virgen en la entrada de Laprida, para ir todos juntos al gimnasio "Ignacio Koening".
En el camino, el obispo auxiliar Fernando Croxatto y los padres Juan Scotto Di Vetta y Armando Márquez se unieron a la congregación y saludaron a los fieles y habitantes del lugar. Algunos pidieron ser bendecidos y otros adornaron su casa con objetos alusivos a la fecha especial para los católicos.
En el recorrido se encontraron con personas adultas, que debido a distintas enfermedades que los tiene a maltraer, no pudieron acompañar la peregrinación de la virgen. Uno de los casos fue el de la vecina Clara Díaz, que desde su vivienda ubicada en Paraguay al 520, pidió que le acercaran a la virgen María para ofrecerle su gratitud y brindarle su cuota de afecto.
"Ella (por Díaz) fue una de las primeras habitantes que trabajó en la parroquia Sagrado Corazón de Jesús y es una de las vecinas que tiene este barrio. Ha dedicado su vida a trabajar para Dios y la virgen", contaron.
Otro de los fieles que tampoco quiso perderse de dar su afecto a la virgen fue Ernesto Flores, que con 84 años, caminó unos metros junto a los presentes para luego ser bendecido por el obispo Croxatto.
El recorrido de la virgen María atravesó gran parte del barrio de Laprida, lo que representó que miles de fieles de distintas partes de la región estuvieran presentes en el lugar. Así fue el caso de Lorena Salvatierra, que con 67 años llegó hace dos días de Trelew para ser parte de la peregrinación junto a sus familiares comodorenses.
La emoción de Salvatierra por compartir esta celebración con sus seres queridos fue reflejada en sus lágrimas tras ser bendecida por el obispo y los sacerdotes.
"La virgen María hizo posible que hoy estemos todos juntos celebrando este día tan importante para toda la comunidad católica. Pasan los años y María continúa bendiciendo a cada uno de mis hermanos y hermanas y hoy lo hizo en forma grupal", comentó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico