Una de las víctimas de los inspectores fue "picaneado" para que retirara plata de un cajero

Un automovilista y un pariente de otro conductor se acercaron durante la madrugada de ayer a denunciar en la Seccional Tercera que habían sido extorsionados por una pareja. Estos decían ser policías de la Brigada de Investigaciones, pero vestían uniforme de inspectores de tránsito. Bajo la amenaza de sufrir el secuestro de sus automóviles, debieron entregarles dinero. Alrededor de las 6, la policía detuvo a dos sospechosos que se movilizaban en un vehículo similar al descripto por las víctimas. Fueron identificados como Facundo Garbarino y Mauro Cárdenas, quienes se desempeñan en la Sección Motos de la Dirección Municipal de Tránsito. Hoy serán sometidos a las 10:30 a la audiencia de control judicial donde serán imputados por secuestro extorsivo.

Facundo Omar Garbarino (27) y Mauro Daniel Cárdenas (29), dos inspectores municipales de Tránsito que se hallaban de franco en el momento de su detención, están sospechados de hacerse pasar por policías de la Brigada de Investigaciones para extorsionar a automovilistas.
Las denuncias que en distinto horario de la madrugada de ayer radicaron dos conductores en la Seccional Tercera son coincidentes. Los individuos que los hicieron detenerse se movilizaban en un vehículo particular y vestían uniformes similares a los de un inspector de Tránsito, aunque decían ser integrantes de la Brigada de Investigaciones. Vestían una tricota oscura y pantalones grises con bolsillos al costado y utilizaban equipos de comunicación.
Garbarino y Cárdenas fueron detenidos ayer a las 6 por personal policial de la Seccional Tercera en Pablo Ortega y Alberto Blanc del barrio Industrial, en cercanías de la sucursal del Banco Patagonia, minutos después de que un joven denunciara en esa comisaría un secuestro extorsivo. Los sospechosos fueron sorprendidos por la policía, cuando uno de ellos orinaba en una vereda.
Una pareja que había ingresado al cajero del Banco Patagonia de Yrigoyen y Blanc había visto cómo un hombre de manera discreta les pedía un favor: que llamaran a la policía porque los del auto estacionado afuera del cajero lo estaban amenazando para que retirara dinero. Esos testigos aportaron las características y el dominio del automóvil a la policía. También la víctima dio detalles del vehículo y de la fisonomía de quienes lo despojaron del dinero.

IMPUNES
De acuerdo a la información recabada por El Patagónico, la víctima fue interceptada antes de las 5:45 cuando viajaba por la avenida Constituyentes en una pick-up Volkswagen. Un auto oscuro se le atravesó adelante. Del coche se bajaron dos hombres uniformados. Se hicieron pasar por "gente de la Brigada". Entonces la víctima se tranquilizó porque en un primer momento había pensado que lo iban a robar.
Sin embargo, sí le iban a robar. Le dijeron que les entregara dinero. Caso contrario le iban a secuestrar la camioneta. El joven conductor les dijo que sólo tenía 10 mil pesos, pero que debía ir hasta el cajero automático para retirarlos.
Uno de los falsos policías lo atacó con una picana eléctrica y luego lo obligaron a ir al Banco Patagonia. Uno se subió a la camioneta de la víctima, el otro los siguió con el automóvil. Dieron unas vueltas por el barrio Industrial hasta que llegaron al cajero. El joven amenazado sacó el dinero, le pegaron con un extensible y lo volvieron a picanear para despojarlo de los 10 mil pesos.
Tras ser abandonada, la víctima se dirigió en su camioneta hasta la Seccional Tercera y denunció lo ocurrido, tras lo cual se logró la detención de los sospechosos.
Entre las pertenencias que los efectivos de la Seccional Tercera les secuestraron a Garbarino y Cárdenas se hallaban documentos de terceras personas. De acuerdo a fuentes policiales, se presume que puedan pertenecer a víctimas de otros delitos y que la Fiscalía espera que también presenten la denuncia correspondiente.
Mientras se requisaba a los sospechosos, la familia de otra víctima de una extorsión similar llegó a Seccional Tercera para presentar una denuncia. Relató que a las 4 en el barrio San Cayetano, un joven había sido interceptado por dos hombres que dijeron ser de la Brigada de Investigaciones.
La víctima había cobrado su sueldo en un multirrubro de la avenida Kennedy de donde lo comenzó a seguir un auto oscuro. Al joven le llamó la atención la cantidad de cuadras que ese vehículo iba detrás del suyo. Cuando estaba por dejar a una compañera de trabajo en el barrio San Cayetano, los del auto se le acercaron y se comunicaron por handies.
"Pasame el dominio, pasame el dominio", decía uno de ellos. Entonces se le cruzaron y le dijeron a la víctima que el vehículo que manejaba tenía pedido de secuestro por robo. Se identificaron como de la Brigada de Investigaciones y que si no quería que le secuestraran el rodado les diera dinero porque después no iba a recuperar el coche.
El joven les dijo que solo tenía dos mil pesos. Cuando sacó la billetera para darles esa suma, lo obligaron a que les entregara todo el dinero que vieron que tenía en su interior: una suma de 8 mil pesos. Lo amenazaron, le dijeron que se fuera y que no se le ocurriera denunciarlos ante la Fiscalía porque no les costaba nada encapucharse y matarlo.
Cuando interceptaron a los sospechosos en el barrio Industrial a bordo de un VW Gol Trend, sin chapa patente visible en la parte delantera y con vidrios polarizados, llevaban equipos de comunicación. También tenían chalecos reflectantes y bebidas.
Los encargados de llevar adelante la investigación son el funcionario de fiscalía, Cristian Olazábal y la fiscal Camila Banfi. Al cierre de esta edición se efectuaba la requisa del vehículo, en cuyo interior había un gran importe de dinero, se confirmó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico