Una máquina dañó un acueducto, dejó casas inundadas y tres barrios sin agua

Habitantes de la calle Chazarreta sufrieron el viernes por la noche la inundación de sus viviendas cuando una retroexcavadora rompió una cañería del acueducto El Trébol. La avería no sólo generó que las calles quedaran anegadas, sino que se inundaron casas y quedaron sin servicio de agua potable los barrios Máximo Abásolo y su extensión, así como Los Tres Pinos. Se estima que en las primeras horas de hoy quedaría normalizado el suministro.

Una máquina retroexcavadora se encontraba trabajando el viernes sobre la calle Chazarreta, en el barrio Máximo Abásolo, para mejorar la transitabilidad en el sector luego del temporal.
La máquina quedaba guardada en el terreno de uno de los habitantes del lugar, ubicado en Chazarreta al 1300, pero según los vecinos, el propietario Oscar Lozano le habría pedido al maquinista que limpiara el sector como un favor.
El maquinista desconocía que por la zona pasa el acueducto El Trébol, que alimenta a los barrios Máximo Abásolo y su extensión como también parte de Los Tres Pinos. Así terminó dañando uno de los caños troncales.
La avería se produjo a las 21:50 y la importante pérdida generó el ingreso de agua a los domicilios. "Escuchamos un estruendo y cuando nos dimos cuenta ya teníamos agua dentro de la casa", sostuvo Daniela Hueyquemil, una de las damnificadas.
Griselda Hueyquemil, otra de las vecinas afectadas, manifestó que la presión del agua rompió el paredón que comparte con Lozano.
"Entró agua a las casas. Fue mucha la cantidad de agua que entró. Llamamos a la cooperativa y vino y cerró el acueducto que queda a kilómetros 30 de acá, pero tuvimos que esperar que el caño desagote toda el agua que tenía. Las calles quedaron destrozadas nuevamente cuando habían estado trabajando. En la entrada a mi casa tengo grietas", describió.
Griselda Hueyquemil cuestionó: "el responsable de todo esto es la empresa (propietaria de la máquina) y el vecino que no da la cara porque no se acercó a preguntar cómo estamos nosotros. Los otros vecinos nos ayudaron a todos pero sigue entrando igual el agua".
La damnificada lamentó que intentaron hacer la denuncia durante la noche del viernes pero efectivos policiales de la Seccional Séptima le dijeron que recién podrían radicarla en las primeras horas de ayer.
"Defensa Civil vino a ver cómo estaba todo. Tuve que tirar ropa en el piso para poder parar con el agua. Perdí un colchón y mucha ropa de mis hijos porque no sabía qué hacer para que deje de entrar el agua", lamentó.
"Nosotros queremos que alguien se haga cargo de lo que pasó, de los daños que tenemos en la casa y que nos digan qué hacía una máquina trabajando a esa hora con el permiso de quién", cuestionó.
Mientras tanto, la Sociedad Cooperativa Popular Limitada informó que los trabajos para reparar la avería finalizarían en las últimas horas de ayer y que se estimaba restablecer el servicio en las primeras horas de hoy.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico