Una mesa de monitoreo con varias vueltas

Los petroleros acumulan cada vez más enojo desde que el Gobierno nacional suspendió dos veces la mesa de monitoreo de la crisis petrolera.

La del lunes pasado pasó al jueves y a última hora quedó dispuesta para hoy, donde irán con el planteo de que las empresas y el Estado nacional incumplen el acuerdo del 1 de febrero de este año.
El Sindicato de Petroleros Privados exige que suban todos los equipos para evitar tener mano de obra ociosa y que las pymes tengan actividad a fin de que el pago de sueldos esté garantizado. Sin embargo, a la fecha la mayoría de los equipos arriba en el campo no están trabajando.
"Yo creo primero que estamos en un contexto muy difícil, y con Jorge sabíamos esto. Pero no nos imaginamos que nos iban a suspender tres veces consecutivas el encuentro. Fue un acto de mala fe y una falta de coraje para decir las cosas como deben ser", cuestionó José Llugdar, el secretario general de los Petroleros Jerárquicos.
"Estuvimos en Las Heras y la verdad es que me encontré con un nivel de preocupación no sólo en el trabajador, también está en el dirigente y en el delegado porque día a día empresas de servicios, las pymes, realmente no tienen actividad", expresó el sindicalista que asistirá al encuentro en la ciudad de Buenos Aires.
El diputado provincial y vocero de los petroleros de Jorge Avila, Carlos Gómez, planteó que existe un acuerdo paralelo entre las operadoras y el gobierno nacional para incumplir lo firmado en febrero y debilitarlos. La promesa de las operadoras era subir 41 equipos de torre a los yacimientos, los sindicatos no harían paro y el Estado otorgaría un subsidio de 10 dólares por barril de exportación.
"Además, queremos reconocer el esfuerzo que hacen los ciudadanos que cargan el combustible y pagan las boletas de gas. Porque ese dinero no va al Estado, va a las operadoras que por eso mantienen el precio interno del petróleo", aclaró el referente petrolero.
"Lo que no van a poder hacer es deslindarse de sus obligaciones firmadas en el mes de febrero, en eso se ponen firmes tanto Jorge Avila y José Llugdar como el gobernador Mario Das Neves y el intendente Carlos Linares", manifestó Gómez.
La mesa de monitoreo petrolero ya había tenido inconvenientes en febrero, que terminó haciéndose en la primera semana de marzo. Según el acuerdo cerrado el 1 de febrero, esta reunión entre sindicatos, empresas y gobiernos provincial y nacional tenía que hacerse los días 25 de todos los meses encuadrados en el acuerdo, es decir hasta agosto.
La reunión evalúa el estado de situación del impacto de la baja de los precios internacionales del petróleo, principalmente el Brent que es la referencia para la cuenca del Golfo San Jorge, aunque también del West Texas Internacional (WTI) que es el más común que cotiza en la bolsa de Nueva York.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico