Una mujer dio a luz en un pasillo del hospital Santojanni porque en la guardia nadie la atendía

Según los testigos presentes en la sala de espera, las puertas estaban cerradas cuando la mujer entró en trabajo de parto y a pesar de los gritos y pedidos desesperados los médicos no llegaron hasta que ya empezó a nacer la beba.

Una mujer dio a luz mientras esperaba ser atendida en el hospital Santojanni, en el barrio porteño de Liniers, hecho que causó conmoción entre los pacientes que aguardaban su turno en la guardia del centro de salud.
El hecho, que ocurrió el jueves, fue filmado por un familiar de otra paciente, que registró lo que sucedía con su celular y denunció que, antes de iniciarse el parto, "las personas que estaban con ella golpeaban la puerta y nadie abría".
Según contó Mabel Asat, una de las pacientes, "las personas que estaban en la guardia comenzaron a golpear las puertas para que atendieran a la mujer, pero nadie contestaba".
Relató que cuando la mujer no aguantó más, "el resto de los pacientes que esperaban empezó a asistirla".
Recién en ese momento -precisó- los médicos reaccionaron y abrieron la puerta. Pero ya era tarde para moverla: el bebé nació con su mamá tendida en el piso de la guardia.
La mujer ingresó el miércoles a la guardia del hospital y fue revisada por un obstetra "a las 13:15 y se le pidió que espere en la sala" porque no tenía la dilatación necesaria, precisó en diálogo con la prensa el director de ese centro de salud, Federico Charabora.
Asimismo, explicó que no se la dejó que espere en una camilla porque "las 14 o 15" con las que cuenta el hospital estaban ocupadas y remarcó que "no es común que en una hora una mujer haga la dilatación" necesaria como para dar a luz.
Charabora aseguró además que una vez que comienza el trabajo de parto "es conveniente hacer el parto en el lugar" y no mover a la mujer aunque "la parte higiénica no es la ideal, pero cuando el bebé ya está expulsado conviene seguir haciéndolo allí".
En el Santojanni se realizan unos 3.000 partos por año "todos en condiciones normales y dentro del hospital", precisó el director y señaló que éste "es un caso atípico", seguramente la mujer "ya tuvo otros partos entonces el bebé se adelantó".
Según los testigos presentes en la sala de espera, las puertas estaban cerradas cuando la mujer entró en trabajo de parto y a pesar de los gritos y pedidos desesperados los médicos no llegaron hasta que ya empezó a nacer la beba.
En este sentido, Charabora señaló que "no fue lo inmediato que nos hubiera gustado" y explicó que "tenemos un conflicto en el hospital que es el retiro de colaboración de las fuerzas de seguridad que colaboran con la vigilancia interna" del establecimiento.
"La poca seguridad nos limita un poco en la atención" sentenció, sin embargo consideró que el hospital "está preparado para dar respuesta a la cantidad de partos, incluso si se incrementan estamos capacitados para atenderlos" y remarcó que este es un caso "atípico".
Por su parte, la obstetra Silvina Mazzeo detalló que ambas están con antibióticos y que en 48 horas piensan darles el alta.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico