Una mujer fue herida en un glúteo en confuso hecho

Se trata de una joven que semanas atrás fue detenida cuando quería robar en un Jardín de Infantes y para disimular la situación le sacó un beso a un hombre que caminaba por la calle. Anoche se presentó en la comisaría con una herida en el glúteo.

Este jueves pasadas las 22.00 horas, Victoria Jaramillo (25), llegó a la comisaría de la Seccional Quinta y relató a los agentes que minutos antes había sido herida con un arma de fuego.

Fuente policiales describieron a El Patagónico que la mujer habría llegado a la dependencia bajo la influencia de alguna droga y en estado de ebriedad, por lo que su relato de cómo resultó herida de bala en un glúteo se tornó sumamente confuso.

Según el testimonio de Jaramillo- conocida en el ámbito policial- cuando regresaba a su casa, en la calle Teniente Vázquez y avenida Patricios del barrio 1.311, recibió un disparo de arma de fuego que le dio de lleno en su parte trasera.

En un momento y siguiendo con su relato la mujer acusó al supuesto agresor e incluso indicaba la dirección del mismo, pero por su estado de "intoxicación" los dichos se tornaron demasiados indefinidos y no aportaron mayores datos.

La joven fue asistida por personal médico y trasladada al Hospital Regional donde constataron que se trataba de lesiones leves.

DETENIDA CUANDO HACIA DE "CAMPANA", LE ROBO UN BESO A UN HOMBRE

Tal como describía este mismo medio el pasado 11 de diciembre, Victoria Jaramillo de 25 años fue detenida luego de que junto a un hombre intentaran robar un jardín de infantes del barrio Juan XXIII.

Jaramillo - en ese momento- hacía de "campana" en el exterior del edificio "Sapo Pepe", mientras el hombre buscaba elementos de valor en el establecimiento. Esta situación fue advertida por la directora del jardín que en esos momentos arribó al lugar.

La audaz ladrona intentó disimular la sospechosa situación robándole un beso a un hombre que casualmente pasaba por allí, pero su maniobra no fue del todo convincente, y ante los gritos de la directora, debió huir del lugar.

El joven que se encontraba en el interior logró sustraer una notebook y también huyó a pie, pero no contaban con que la víctima estaba con un sobrino que comenzó a seguirlos.

Ambos corrieron varias cuadras con el botín pero debieron abandonarlo en el camino cuando un patrullero de la seccional Quinta tomó intervención.

Ya cansada de correr, Jaramillo logró ser detenida y alojada en la dependencia policial del barrio Isidro Quiroga. Su cómplice, sin embargo, logró huir.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico