Una mujer golpeó con una piedra en la cabeza a un taxista porque estuvo a punto de embestir a su hijo

El chofer circulaba por Huergo, en el barrio Abásolo. Estuvo cerca de embestir ayer a un niño que se cruzó en forma imprevista al soltarse de la mano de uno de sus familiares. El taxista descendió preocupado y la madre lo agredió con un escombro. El trabajador sufrió una profunda herida en el cuero cabelludo. El niño, en tanto, acusó golpes leves al ser rozado por el auto.

La madre y la abuela de un chico de 5 años protagonizaron un escandaloso incidente contra un chofer de la Asociación de Taxistas Unidos que estuvo involucrado en un accidente registrado ayer a las 18:20 sobre la calle Huergo casi Plácido Glatigni, en el barrio Máximo Abásolo.
El trabajador terminó con la cabeza vendada producto de haber sido golpeado con un escombro de grandes dimensiones cuando sólo quería auxiliar a la víctima que luego se introdujo a la camioneta de sus familiares que arribaron. Otro trozo de escombros el parabrisas del taxi y por poco no lastimó a las pasajeras que viajaban en el coche.
José Gallardo (59) iba a bordo de un Chevrolet Classic -dominio LRI 884- por Huergo en sentido este oeste, o sea hacia la Seccional Séptima. El chofer llevaba a dos pasajeras que subieron en el centro e iban con destino a la Zona de Quintas II.
Antes de llegar a Glatigni el chico se soltó de la mano de la madre. Cruzó la calle hacia la camioneta de familiares que estaba estacionada enfrente. Gallardo describió ante El Patagónico: "el pibe pasó detrás de los vehículos, yo alcancé a frenar y toqué al pibito. Se cae, se levanta y se sube a la camioneta Toyota".
Asustado por el accidente, el taxista descendió del rodado "para ver cómo estaba el pibito y me empieza a agredir la madre", aseguró.
Después, "se baja el padre también queriéndome pegar. Yo le dije: ´pará, pará, vamos a hablar a ver qué le pasó al pibito´. Me empezaron a agredir y en eso me pega el piedrazo en la cabeza la madre".

"MALA REACCION"

Ante la grave lesión, Gallardo se introdujo a su vehículo y por radio pidió al operador de los taxis que llamara a la policía.
El hombre insistió antes las agresiones de llevar al chico al médico. Lejos de calmarse, los familiares del menor "agarraron la última piedra, la tiraron y salieron en la chata al médico. Por suerte que no le pegó a ninguna de las pasajeras", explicó el taxista.
Luego, arribaron los patrulleros de la Seccional Séptima y se dirigieron al Hospital Regional para identificar a los agresores y además para saber el estado de salud del chico.
En el lugar quedó la inmensa piedra con que atacaron al taxista mientras la otra que destrozó el parabrisas quedó como evidencia en el asiento trasero.
El chofer fue asistido por médicos y vendado en la cabeza. Además, le iban a tener que efectuar varios puntos de sutura.
El taxista que hace dos años se dedica a esa actividad aseguró que le dio mucha bronca la situación porque se trató de "una reacción mala de las personas. Primero hay que ver la gravedad del nene no buscar pleito y seguir peleando. Estuvimos como cinco minutos discutiendo, mientras el nene estaba adentro de la camioneta".
El conductor del Chevrolet sostuvo: "yo venía despacito, no soy de andar fuerte, venía en segunda. El problema es que el nenito esté bien y no le haya pasado nada".
Las autoridades policiales precisaron que el chico acusó golpes leves en el rostro al golpearse contra el asfalto.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico