Una mujer intentó pagar impuestos con billetes falsos

La damnificada se dio cuenta de que el dinero que le había pagado un inquilino era apócrifo, cuando intentó pagar impuestos en la caja volante de la terminal. Intervino el Juzgado Federal.

El hecho se registró ayer al mediodía cuando una señora se acercó a la caja volante que hay en la terminal de ómnibus para pagar sus impuestos. Al momento de realizar el pago, quien la atendió, le informó que cinco billetes de 100 pesos eran falsos.

La mujer, de 49 años, sorprendida, le contó que había cobrado cuatro mil pesos por un alquiler, de los cuales 2.100, eran billetes apócrifos.

Al tratarse de un delito federal, tomó intervención la División de Drogas Peligrosas y Leyes Especiales. Los billetes fueron secuestrados y la mujer fue citada a declarar hoy en el Juzgado Federal, según informaron fuentes policiales a El Patagónico.

DIFERENCIAS ENTRE BILLETES ORIGINALES Y FALSOS, SEGÚN EL BCRA

La textura del papel moneda es distinta a la del papel común, ya que tiene otros componentes y el billete es más rugoso, menos liso y más opaco.

Existe una marca de agua que repite el personaje histórico del anverso del billete, se ve perfectamente a contraluz y viene acompañada de las iniciales del prócer, en una tipografía cursiva, también como marca de agua. En el billete falsificado estos signos son muy burdos, se hacen con una suerte de marcador, lo cual hace muy notable la diferencia entre el imitado y el legítimo.

Hay un hilo metalizado que cruza el billete, salvo en el caso del de $2. Los demás billetes pueden ser reconocidos por esta referencia. En los de $10 y en los de $20, la cinta se ve si se pone el billete a contraluz, por estar insertada dentro del papel. En cambio, en el caso de los de $50 y $100, el hilo entra y sale del billete, y quedan a la vista los trocitos discontinuos. En todos los casos, allí puede leerse el monto del billete y las siglas del Banco Central de la República Argentina (BCRA). Los billetes falsos tienen, directamente en la superficie, los pedazos de papel metálico pegados en línea, que se desprenden fácilmente del papel.

En el ángulo superior izquierdo del anverso del billete aparece el número del monto del billete, en tinta latente. Esto significa que al moverlo, cambia el color del número, de verde a azul, según le dé la luz.

La numeración negra del margen superior derecho del anverso del billete está estampada, por lo tanto, al pasarle el dedo, se nota el relieve, a diferencia del otro número vertical del margen izquierdo del anverso del billete, que está impreso. Este segundo número repite el anterior.

Cada billete tiene un número de serie. Por lo general, en el caso del imitado, este número se repite en las copias. Es una buena medida de control comparar que la numeración de todos los billetes que se cobran sea diferente.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico