Una mujer y dos niñas resultaron golpeadas en un accidente en la "Bajada de los Palitos"

El conductor de una Renault Kangoo que iba acompañado por una mujer habría sido el causante del choque que se produjo ayer por la tarde sobre la ruta Nacional 3. Habría cometido una maniobra imprudente al intentar doblar en plena curva hacia el sector de playa sin advertirlo con la luz de giro. Esa situación habría generado que un Ford Ka que circulaba en la misma dirección lo impactara en la parte trasera. La mujer que viajaba como acompañante en el utilitario se desmayó a raíz del impacto. Dos niñas que iban en el asiento trasero del Ka también resultaron lesionadas.

Un accidente registrado en la ruta Nacional 3, sobre la zona de la "La Bajada de los Palitos" –a unos 10 kilómetros al sur de Rada Tilly-, dejó a tres personas lesionadas ayer a las 14:50. Dos niñas, hijas de una familia que regresaba a Caleta Olivia en un Ford Ka, sufrieron golpes, al igual que la acompañante del chofer de la Renault Kangoo que fue impactada en su parte trasera por el automóvil.
Rodrigo Rodríguez, conductor del Ford Ka –dominio MHT 435- le contó a El Patagónico que junto a sus hijas –de 1 y 5 años- había viajado hasta el aeropuerto de Comodoro Rivadavia en busca de su esposa que retornaba de Buenos Aires.
De regreso a Caleta Olivia, Rodríguez circulaba detrás de una Renault Kangoo –patente PQG 177- comandada por Rodrigo Alanis, de 36 años, quien iba acompañado por una joven.
Según los datos recabados por la policía de Rada Tilly, el conductor de la utilitaria habría efectuado una maniobra imprudente saliéndose de la cinta asfáltica para doblar hacia su izquierda sin advertir la maniobra mediante luces de giro.
Rodríguez relató: "íbamos los dos en sentido a Caleta (Olivia) y él por lo visto tenía pensado bajar acá en la curva (en el ingreso a la playa) y frenó para meterse".
El conductor del Ka señaló que ante la repentina maniobra alcanzó a frenar y "se bloquearon las cubiertas, pero lo impacté" en la parte trasera, describió.
En la calzada se podía observar al menos 20 metros de huella de la frenada del Ford Ka en plena curva en descenso. Todos los ocupantes del auto iban con el cinturón de seguridad, incluida la beba de un año que iba en su respectiva silla.
Pero ante el fuerte impacto la silla cedió y la criatura golpeó su cabeza contra el hierro de la cabecera del asiento del acompañante. Mientras su hermana acusó golpes leves. Ante la desesperación de lo ocurrido se dirigieron al lugar dos ambulancias y constataron que las niñas no habían sufrido lesiones de gravedad, aunque fueron trasladadas en forma preventiva a la guardia del Hospital Regional.
En tanto, la acompañante de la Kangoo se desmayó y tras recibir la atención sanitaria se recuperó en el mismo lugar del accidente. No fue necesaria su derivación al centro asistencial.
El Ford Ka estuvo a dos metros de caer a un barranco, en el ingreso a la playa "La Bajada de los Palitos". Rodríguez agradeció: "fue una desgracia con suerte como se dice porque fueron solo fierros y más que un par de chichones. Me acaba de confirmar mi mujer que a la nena ya la vieron y le dijeron que está bien", sostuvo más aliviado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico