Una noche que jamás se va a olvidar

Diego Romero todavía debe sentirse un privilegiado, cuando aquella noche del 1 de junio de 2006, se dio el lujo de consagrarse campeón por primera vez de la Liga Nacional de Básquetbol, y nada menos con Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia, con toda su gente y en su propia casa.
Romero había sido contratado por la dirigencia "mens sana" para llegar en lugar del lesionado Ruperto Herrera. Y vaya cómo cumplió, porque esa noche, con la camiseta número 45 en su espalda, jugó un gran partido, la volcó, defendió y después con el resto de sus compañeros terminó dando la vuelta olímpica al ganarle en el sexto partido de la final a Libertad de Sunchales, por 88 a 84, y dejando la serie 4-2 para el "mens sana".
"Es imposible olvidarlo. Yo tenía 14 años cuando entré por primera vez a entrenarme en el Socios, y después con 23 años salí campeón con un equipo profesional de la Liga Nacional, encima la primera vez que sale campeón", sostuvo Romero en diálogo con El Patagónico.
"Para cualquier pibe de cualquier club, es el momento de tocar el cielo con las manos. Y para mí fue igual; es un momento por lo que estoy muy agradecido a todos los que me ayudaron: Fernando Duró, 'Nico' Casalánguida que me llamó en el momento y a todo el equipo. 'Gaby' Cocha hasta 'Nico' De los Santos, que era un juvenil, porque me abrieron las puertas sin ningún problema para que venga y juegue un partido y cumpla el sueño de cualquier chico de cualquier club, que es hincha, y formado en el club", resaltó Diego, quien es hermano de Sergio, el arquero de la selección argentina de fútbol.
"Y yo soy lo que soy, un pibe formado en Gimnasia desde los 14 años, y soy hincha del club, y quiero que al club siempre le vaya bien. Así que imaginate lo que fue esa noche para mí, maravillosa. Recuerdo todo, desde que me llamó 'Nico' Casalánguida hasta el pitazo final acá, adentro en la cancha. No se me borra ningún recuerdo de eso. Es un momento difícil de explicarlo. Tuve la suerte que estaba toda mi familia. Hasta mi hermano más chico estaba también, así que fue una noche mágica para todos los hinchas de Gimnasia y para mí también".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico