Una pelea entre hermanos terminó con uno herido de un puntazo

Se trata de los hermanos Llantén, ambos imputados por el homicidio del limpia vidrios Diego Gustavo Soto, ocurrido el 25 de diciembre del 2016. Uno de ellos sacó un cuchillo y lo hirió en una de sus manos.

Esta madrugada sobre las 2:50 horas efectivos de la Seccional Tercera acudieron a un domicilio en La Razón al 600 del barrio Pueyrredón tras ser alertados por una persona que había resultado herida.

Se trataba de los hermanos Gustavo y Axel Llantén, ambos imputados por el homicidio del limpia vidrios Diego Gustavo Soto, ocurrido el 25 de diciembre del 2016. Desde el mes de abril de este año contaban con el beneficio del arresto domiciliario.

Una discusión entre los hermanos habría terminado con Axel Llantén herido -con un arma blanca- en una de sus manos. Se trató de una lesión leve y por la cual se le realizaron las respectivas curaciones. Mientras que el presunto agresor, su hermano Gustavo, después del enfrentamiento tomó a su hija menor en sus brazos y se fue del lugar.

A las 4:40 horas, el agresor fue detenido sobre Kennedy y Mariano Rodríguez. En el momento de la detención se encontraba con la pequeña (1), que fue restituida a su madre.

Gustavo Llantén quedó alojado en la Seccional Tercera por desobediencia judicial a la espera de la audiencia de control de detención donde se resolverá su situación procesal.

EL HOMICIDIO DE DIEGO SOTO

El homicidio de Diego Gustavo Soto (29), un indigente que solía limpiar vidrios de autos en distintos semáforos de la ciudad, tuvo lugar el 25 de diciembre del año 2016.

La Fiscalía sostiene que ese domingo la víctima fue interceptada por Gustavo Orlando Llantén (22) y Axel Rodrigo Llantén (20), a las 8:50 de sobre la esquina de 13 de Diciembre y Ameghino, frente a la sede de la Confederación General del Trabajo (CGT).

Lo corrieron y buscando resguardarse del ataque Soto ingresó hasta el fondo del patio de una vivienda de la calle 13 de Diciembre a cuyos propietarios conocía. Sin embargo, los imputados lo siguieron y una vez que lo alcanzaron, ya arrinconado entre las casas y dos vehículos estacionados, lo agredieron con golpes de puño.

Soto además recibió cinco puñaladas; una en la pierna derecha y las restantes en el torso con la mala fortuna que una de las heridas penetrante le afectó la vena aorta y falleció a los pocos minutos. En medio del ataque el dueño de la casa observó a los agresores que ya tenían reducido al limpiavidrios en el piso y les golpeó la ventana, logrando así que estos se fugaran.

A todo esto, minutos antes, un oficial de policía que arribaba en vehículo a su vivienda, ubicada en el sector de La Loma, observó cuando las tres personas discutían. Luego el efectivo, que se convirtió en el testigo clave del homicidio, observó a los dos hombres que posteriormente serían detenidos con remeras de color blanco manchadas de sangre.

Los hermanos Llantén y el oficial se cruzaron en la puerta del edificio donde residen, frente a la escena del crimen. De acuerdo al relato fiscal, uno de ellos le recriminó al policía: "vos que haces acá" y el efectivo le contestó que residía en ese lugar. En ese momento los sospechosos ingresaron al edificio y le cerraron la puerta en la cara.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico