Una puesta en escena que contó con la presencia de 15 mil espectadores

En una jornada a pleno, el viento y la lluvia estuvieron ausentes en el autódromo General San Martín para que el espectáculo cuente con todos los factores a su favor. De esta manera el sentimiento "tuerca" vivió una fiesta en la pista de la capital petrolera.

No le faltó nada, incluso el viento y la lluvia estuvo ausente para que el Turismo Carretera retorne a Comodoro Rivadavia luego de dos años de ausencia.
Alrededor de 15 mil personas fue el número que se estimó para el último día de definiciones de la máxima categoría nacional.
La puesta en escena estuvo a la altura de la circunstancias, y de esta manera el autódromo General San Martín parecía una ciudad en sí misma con el despliegue de sus carpas, los sectores vip y los puestos de comida para el público en general.
Antes, durante y después de la carrera la familia en general paseó por los diversos boxes para observar la puesta a punto antes de salir a pista de los protagonistas.
Más allá de los resultados en los días anteriores, quien fue punto de convocatoria fue el crédito local Marcelo Agrelo, quien contó con cerca de 50 personas que acompañaron su salida hacia la pista.
Con los cronómetros en cero, el TC Pista fue el primero en subir las expectativas de las personas que se agolparon en las alturas y detrás del cerco perimetral para poder conseguir un lugar privilegiado para observar las alternativas de definición.
Ya con la carrera en marcha, paradójicamente comenzó a elevarse un denso humo en la zona del basural que se mantuvo las primeras dos vueltas para luego desaparecer de escena.
Párrafo aparte fueron los boxes, donde la mayoría contaba con la señal de la televisión pública, lo que trajo a posterior que el público los use como punto de seguimiento.
El público estuvo expectante a cada detalle, de hecho apenas se definió a los ganadores del TC Pista, los gritos se escucharon desde el alambrado hacia la organización, dado que cercano a la portada principal el piloto del Torino, Nicolás Cotignola había estacionado su auto en forma imprevista para descompensarse cuando salió del mismo.
Luego de las atenciones de rigor, el piloto de Ituzaingó (Buenos Aires) salió por sus propios medios para la zona de boxes.
Con las consagraciones, la gente esperó la salida de los ganadores para retratarse con los campeones de ambas categorías. Y dejar de manifiesto que el "deporte tuerca" nacional volvió a rugir con más intensidad desde su última visita en 2013 a la capital petrolera.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico