Una rara enfermedad en la piel que afecta a medio millón de argentinos

Se trata de la hidradenitis supurativa (HS), enfermedad de la piel poco conocida pero tan frecuente como la psoriasis.

Según la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD), un paciente con HS puede pasar hasta 10 años antes de recibir el diagnóstico correcto. Se trata de una afección inmunológica, inflamatoria, crónica y recurrente de la piel que suele manifestarse luego de la pubertad a través de lesiones dolorosas e incómodas tales como nódulos inflamados, llagas o forúnculos en áreas donde crece el vello (ingle, axilas o entre los glúteos) o donde una parte de la piel roza con otra, como entre los muslos o bajo los senos en las mujeres.
Es una enfermedad poco conocida pero tan frecuente como la psoriasis y el melanoma cutáneo, y es entre dos y cinco veces más frecuente en mujeres que en hombres, precisaron.
Según datos oficiales, entre el 1 y el 4 por ciento de la población mundial puede padecer HS, y se estima que medio millón de argentinos pueden estar afectados, aunque muchos de ellos lo desconocen.
"Es una enfermedad poco conocida, escondida desde un punto de vista literal, ya que se oculta bajo la vestimenta y causa vergüenza. Por sus características no es agradable para nadie confesar públicamente que la padece", señaló Alberto Lavieri, coordinador del grupo de Enfermedades Autoinflamatorias y HS de la SAD.
"En las formas leves, los pacientes no sienten la necesidad de consultar en forma inmediata, esperando que el tiempo lo remedie. En las formas moderadas, cuando acceden a la consulta hay diagnósticos erróneos y por lo tanto tratamientos que en la mayor parte de los casos no son efectivos, y así continúa pasando el tiempo”, agregó.
"Entonces, la vida social de quien padece HS se acaba. Su vida en pareja es muy complicada y difícil de sostener, y el ausentismo laboral debido a recaídas, consultas médicas e internaciones, tiene un destino frecuente que es la pérdida del trabajo”, apuntó el especialista.
Destacó que "la calidad de vida de los pacientes es nuestra meta como médicos en las enfermedades crónicas: hoy se vislumbra una posibilidad, se abre un mundo nuevo de posibilidades terapéuticas y esperanza”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico