Una reforma que no sale de una sola cabeza

El gobernador Mario Das Neves decidió, en soledad, impulsar la reforma de la Constitución Provincial casi como "caballito de batalla" de este inicio de su tercera gestión de gobierno al frente del Estado Provincial y por eso, siempre que puede y puede siempre, en cada discurso y sin importar mucho la ocasión, insiste en la necesidad de avanzar en la modificación de la carta magna chubutense, sancionada en 1994.
Hasta el momento y pese a sus esfuerzos, el gobernador no logró que la sociedad entienda o acepte que la reforma es un tema prioritario, algo que si así fuera ya hubiera sido tema de debate en las calles, en los cafés y en las colas de los rapipagos, para graficar rápidamente tres lugares donde la gente, además de las opiniones y comentarios del clima, el fútbol y los chismes, intercambian preocupaciones, sensaciones, propuestas y hasta "soluciones" para los temas que nos aquejan a todos.
Al no contar con ese aval popular, que es de donde deberían salir las reformas y las leyes, el gobernador tampoco tiene argumentos para convencer a los partidos políticos, que en teoría deberían ser siempre representantes de la gente y de sus distintos pensamientos, para que le abran en la Legislatura la puerta que necesita para dar el primer paso hacia el cambio constitucional.
Hoy, como ayer y antes de ayer, el vecino está más preocupado, al menos acá en Comodoro, por los padecimientos que tienen el Hospital Regional y el sistema de salud en general; con la falta de seguridad; con los cortes y falta de agua todas las semanas, sin importar si el termómetro llega a los 30 o se queda en los 20, y con los desbordes cloacales que, además de ser un desagradable paisaje cotidiano, son un claro caldo de cultivo de bacterias y de enfermedades.
La gente en general y en la calle, también hay que reconocerlo, no está planteando la modificación del régimen de coparticipación de impuestos entre la Provincia y los municipios, ni la realización de la obra del aeropuerto que no por magia sino por alguna extraña razón todavía poco clara, salió del listado general de obras que Nación desarrollará en las distintas terminales aéreas de todo el país.
El sistema de distribución de bancas en la Legislatura, que en este período de gobierno le fue absolutamente desfavorable al gobernador ya que pese a haber ganado la elección al cargo Ejecutivo perdió la legislativa, es un claro escollo que Das Neves tiene para imponer sus proyectos, sus candidatos a los cargos que efectivamente hacen falta cubrir desde hace rato (como los de la justicia), y otra serie de acciones que, desde antes de asumir, sabe que en lugar de "bajar para que se aprueben", tendrá que consensuar.
En función a su costumbre y uso político, el gobernador se resiste a tener que negociar, en el buen sentido de la palabra, sus acciones con una oposición que, por otro lado tampoco es muy proclive a colaborar con algunas sanas intenciones que tiene el nuevo gobierno, algo que también puede entenderse por el hostigamiento que se baja para con el bloque del FpV en general, pero sobre todo para algunos legisladores en particular.
En el medio de este "no debate" -pero sí lucha por dominar la agenda temática-, el gobierno provincial tiene otras peleas que sí guardan más relación con las demandas ciudadanas, como las relativas a la falta de obras, la paralización de otras y el olvido de unas cuantas que hace tiempo, tanto en Comodoro como en el resto de la provincia, están esperando respuestas.
En el medio de este "no debate" por la reforma constitucional, las comunidades educativas marchan, nuevamente, hacia el inicio de un ciclo lectivo con dificultades y con medidas de fuerza que fueron tan preanunciadas como no vistas por el gobierno que optó por descargar munición gruesa sobre una conducción sindical de la ATECh, la central, que efectivamente tiene mandatos prorrogados por una vergonzosa indefinición judicial y fue, sino cómplice, acompañante de muchas de las acciones y decisiones que se adoptaron en Educación; esas mismas que siempre fueron criticadas –en el momento preciso, que era cuando estaban ocurriendo- por la Regional Sur de Comodoro Rivadavia.
En este intento de imponer una reforma constitucional, tanto los trabajadores docentes, como en general desde el cambio de gobierno nacional (en realidad desde antes del balotaje), vienen sufriendo el deterioro de sus ingresos con el incesante y criminal aumento del costo de vida que hace que "el mejor sueldo docente de todo el país" siga siendo escaso por estas horas, al menos en la capital nacional del petróleo donde también sigue vigente y creciente la incertidumbre sobre lo que pasará el 1 de agosto, día en que finalizan los 180 días de un acuerdo petrolero que surgió luego de mucho trabajo y decisión política pero que, como denunció el mismo gobernador, algunas operadoras petroleras comenzaron a incumplir a las pocas horas.
Veremos lo que pasa con la reforma, pero más nos interesa ver qué pasará con esos temas pendientes de hace tiempo que, más que nuevas leyes y constituciones, para atenderlos o solucionarlos hace falta un firme compromiso político y un respeto por lo firmado, lo prometido y lo propuesto, y esto va tanto para los actores nacionales, como provinciales y municipales.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico