Una tradición chubutense

Casi pareciera una tradición en la provincia del Chubut. Las elecciones complementarias son producto de comicios muy peleados, donde ninguno de los candidatos cede ni un voto que puede resultar valioso para el recuento final, lo que ya registró varios casos similares al de ATECh.
A la situación del gremio de los docentes, que finalmente votarán el 30 de junio, está el caso de ATE y del directorio de SEROS. Además, el más significativo fue la elección a gobernador en marzo de 2011 que incluyó la votación complementaria en seis mesas en el mes de mayo.
El caso más cercano es SEROS. Los candidatos por la representación de los activos son Alfredo Prior y Pablo Issasmendi. En las elecciones del 6 de abril hubo impugnaciones y votos observados, llegando a darse la razón en dos mesas de Comodoro Rivadavia donde habría elecciones complementarias si así lo determina la Fiscalía de Estado.
ATE atravesó un proceso similar que ATECh, pero resuelto más rápido porque es un gremio de alcance nacional. El Consejo Directivo Nacional pidió votar en algunas mesas de Comodoro y Trelew que dieron vuelta el resultado por la conducción provincial a favor de Guillermo Quiroga y en contra de Edgardo Hompanera. Los dos se adjudican la representatividad de ATE Chubut en la actualidad.
ATECh es el caso más extremo porque los afiliados docentes habrán esperado tres años para saber quién los representará a nivel provincial -y en las paritarias- por una duración de algo más de un año. Es que en 2017 el sindicato de los educadores renueva sus autoridades.
Hasta la elección a gobernador en 2011 tuvo este sistema complementario. El Superior Tribunal de Justicia definió que el 29 de mayo tenía que volverse a votar en seis mesas declaradas nulas. Por sólo 400 votos, ganó Martín Buzzi -entonces en el en el PJ Modelo Chubut de Mario Das Neves- derrotando a Carlos Eliceche del Frente para la Victoria.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico