Uno de cada 10 adultos sufre de diabetes en la Argentina

En total, casi tres millones de personas tienen esta forma de la enfermedad que aparece por el sedentarismo y la mala alimentación. En el mundo se cuadruplicó la cifra de afectados.

Con dos hashtags, #Diabetes y #GanaralasENT, la Organización Mundial de la Salud (OMS) se lanzó ayer a lograr que los países cumplan con su promesa de controlar la diabetes, una de las cuatro prioridades entre las enfermedades no transmisibles (ENT). Usó las redes sociales para anticipar, desde ayer, preocupantes resultados del primer informe mundial sobre la enfermedad.

Por un lado, la cantidad de diabéticos se cuadruplicó desde 1980: hoy viven con el mal 422 millones de personas en el mundo. En nuestro país, uno de cada 10 adultos vive con diabetes. Es decir que casi tres millones de mayores de 18 años tienen diabetes tipo 2, asociada principalmente con el sedentarismo, la mala alimentación y el tabaquismo.

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el cuerpo no puede producir o usar adecuadamente la insulina para nivelar la glucosa (azúcar) en la sangre. En las últimas décadas, como la obesidad, creció hasta convertirse en un verdadero problema de salud pública, con altísimos costos para los pacientes y los países.

La diabetes tipo 2 es la forma más común: afecta al 90-95% de los casos. El resto tiene diabetes tipo 1, que suele diagnosticarse en los niños y los jóvenes (también se la conoce como insulinodependiente). A diferencia de la diabetes tipo 2, la OMS recuerda que aún se desconoce qué impide que el cuerpo produzca suficiente insulina.

La forma gestacional, que aparece durante el embarazo, no sólo aumenta el riesgo de la mujer de desarrollar diabetes tipo 2, sino que también puede causarle complicaciones en la gestación, el parto o su bebe. La OMS insiste en la importancia de los controles prenatales.

TENDENCIA GLOBAL

El informe de la organización para conmemorar el Día Mundial de la Salud incluye los resultados del estudio más grande sobre la diabetes que se hizo hasta ahora. En The Lancet, un consorcio de más de 500 investigadores que incluye a tres argentinos publica un análisis de 751 estudios poblacionales, de entre 1980 y 2014, con información clínica de 4,4 millones de personas en 150 países.

El Consorcio para el Estudio de los Factores de Riesgo de las ENT, que es el mismo que hace una semana publicó un informe mundial sobre la obesidad, pudo calcular el costo de la diabetes para los países: 825.000 millones de dólares por año.

"Con el crecimiento y el envejecimiento de la población, casi se cuadruplicó la cantidad de adultos con diabetes en el mundo. La carga de la enfermedad, tanto en la prevalencia como en el número de afectados, creció más rápido en los países de ingresos bajos y medios que en los de altos ingresos", concluyen los autores.

Entre ellos hay tres integrantes del Centro de Excelencia en Salud Cardiovascular para América del Sur (Cescas), que depende del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS) de nuestro país. "En los mayores de 34 años, con mediciones directas, la diabetes ya alcanza al 12% de los adultos, mientras que el sobrepeso y la obesidad ya están afectando al 73% de la población adulta del país", advirtió Adolfo Rubinstein, director del IECS y coordinador del grupo integrado por Vilma Irazola y Laura Gutiérrez.

"En la práctica -agregó-, no existe una estrategia sistémica para lograr bajar este aumento tremendo de la obesidad y la diabetes."

En 2013, la III Encuesta Nacional de Factores de Riesgo informaba que el 9,8% de los mayores de 18 años tenía diabetes tipo 2. De acuerdo con el censo de 2011, eso se traduce en más de 2,7 millones de personas. Este año se hará una nueva edición de la encuesta. Desde el Ministerio de Salud de la Nación, ya esperan números aún más altos.

"La Argentina no escapa de la realidad mundial y la prevalencia de la diabetes va de la mano de la epidemia de obesidad, que entre 2009 y 2013 aumentó un 42 por ciento. Esto está arrastrando a una mayor cantidad de personas con diabetes, no sólo en los adultos, sino también en los chicos, en los que cada vez aparece más la diabetes tipo 2, y las embarazadas, con la diabetes gestacional", indicó Luciana Valenti, coordinadora del Programa Nacional de Diabetes.

Desde el Ministerio de Salud alertaron, también, sobre la relación entre el consumo de bebidas azucaradas y la diabetes, al promover el aumento de peso. "Existe vasta evidencia", indicaron. Ante el dato, la Cámara de la Industria de Bebidas Sin Alcohol se comunicó ayer con LA NACION y dijo: "En ningún caso, una bebida puede ser la causa exclusiva de una enfermedad o la muerte. Es una acusación irresponsable o falsa identificar un producto con una enfermedad".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico