Uno de los detenidos por el asalto a una mujer dijo que era su ex pareja

Ariel Soto, uno de los dos detenidos el jueves a la madrugada en el barrio San Cayetano como sospechosos de asaltar a una mujer en una vivienda del Código 821 ayer declaró ante la juez Mariel Suárez. Afirmó que es ex pareja de la víctima y que no derribó la puerta sino que tocó la misma. La magistrada le dictó diez días de prisión preventiva al igual que el otro aprehendido, Matías Ibanosky.

La fiscal Cecilia Codina formalizó ayer la investigación contra Ariel Soto y Matías Ibanosky, los dos detenidos por personal policial de la Seccional Sexta el jueves a la madrugada en el Código 821 del San Cayetano e imputados por "robo doblemente agravado por ser cometido con arma, en poblado y en banda".
El acto judicial fue presidido por la juez Mariel Suárez. La defensa de los imputados fue ejercida por Cristina Sadino y Vanesa Vera, abogadas de la Defensa Pública.
El caso que según investiga ocurrió el 23 de junio, en horas de la madrugada, cuando según la imputación de la Fiscalía, Soto e Ibanosky, junto a una mujer aún no identificada, patearon la puerta de la vivienda e ingresaron violentamente al domicilio de la víctima mientras esta dormía.
De acuerdo al relato de la Fiscalía, los dos individuos rociaron a la damnificada con una bebida y esgrimiendo un cuchillo preguntaron "donde está Cachete". También se apoderaron de un teléfono celular.
La policía fue alertada por vecinos y cuando llegaron al lugar observaron a tres personas dentro de la casa forcejeando con la víctima. Al darse cuenta de la presencia policial los imputados huyeron y dos de ellos, Soto e Ibanosky, fueron detenidos a pocos metros del lugar.
Codina solicitó que se declare legal su detención ya que fue realizada en flagrancia, "huyeron, arrojaron el arma, se produce una persecución y los detienen a una cuadra y media del lugar del hecho" aseguró la fiscal.
La fiscal requirió la prisión preventiva de ambos por diez días a partir de los elementos de convicción suficientes que existen para acreditar con probabilidad la autoría de Soto e Ibanosky en el ilícito investigado. Fundó el pedido en los peligros de fuga y entorpecimiento de la investigación y también en la gravedad del hecho y la violencia desplegada.

PREGUNTO POR "CACHETE"
"No entiendo por qué lo del robo del celular si yo trabajo y no necesito robar", afirmó Soto ante la juez. Aseguró que fue pareja de la víctima y que no entró por la fuerza sino que golpeó la puerta y preguntó por "Cachete" y que nunca amenazó con un cuchillo. "Estaba en mi casa cuando llega el patrullero, salgo a ver qué pasa y me detienen", indicó Soto.
La defensa cuestionó la calificación legal. Es que el defendido refirió que entraron preguntando por una persona. Por ello consideró que no se podría abrir la investigación en relación al robo. A su criterio sería una violación de domicilio y la detención de ambos debería declararse ilegal, atendiendo a los dichos de Soto, de que no estaba en el lugar.
Respecto a la medida de prisión la defensa argumentó que rige el principio de inocencia y que se debe transitar el proceso en libertad.
Finalmente la juez penal resolvió declarar legal la detención de Soto e Ibanosky ya que la misma fue realizada en flagrancia. A partir de los elementos de convicción suficientes y la calificación legal del caso, decidió formalizar la apertura de investigación preparatoria dando por anoticiados y la calificación legal que se les imputa, y por asegurada su defensa técnica.
De ese modo, Suárez resolvió dictar la prisión preventiva de ambos por diez días por la gravedad del caso y los peligros procesales de fuga y entorpecimiento. Aseguró que la medida de prisión solicitada no atenta contra el principio de inocencia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico