Uno de los dos detenidos acumula varias causas en trámite ante la Justicia

Enzo Martín Uranga (20) cuenta con causas en trámite ante la Justicia como sospechoso de robos a mano armada, encubrimiento y una causa federal por intentar pasar en la alcaidía policial droga envuelta en globitos de agua para su hermano, quien está condenado por el asesinato de un albañil boliviano.
Ya el 4 de febrero de 2016, Enzo Uranga había sido detenido en el barrio Moure con un cuchillo después que a un joven lo apuñalaron en el brazo izquierdo para robarle sus elementos personales.
Presuntamente, Uranga fue quien le robó el teléfono celular, una gorra y vestimenta junto a un cómplice. Sucedió en Roca al 1.500.
Un familiar de la víctima salió en busca de los ladrones, encontró a Uranga con algunos de los elementos en su poder y le pegó una paliza antes de entregárselo a la policía.
Mientras, en agosto del año pasado Uranga fue sorprendido a bordo de un auto robado luego de ser perseguido por la policía. La persecución se extendió desde el Máximo Abasolo por casi dos kilómetros y culminó en el barrio Moure. Ese día quedó detenido por el delito de encubrimiento.
Un mes antes, el 4 de julio, intentó ingresar 20 globos con marihuana entre sus genitales, para acercárselos a su hermano Nahuel Uranga, condenado por el homicidio en ocasión de robo de Oscar Torrico, ocurrido el 11 de noviembre de 2015.
Al igual que John Blas, la víctima era de origen boliviano y volvía del trabajo junto a su sobrino.
Mientras caminaban por la calle fueron interceptados por Nahuel Uranga y otra persona –que no pudo ser identificada ni llevada a juicio-, quienes les pidieron cigarrillos. Ante la negativa de Torrico y su sobrino, Nahuel Uranga extrajo de su cintura un cuchillo y apuñaló a Torrico tres veces, despojándolo de los elementos personales como una mochila con la vianda que llevaba el albañil y un gorra.
Malherido, Torrico se dirigió junto a su sobrino a la casa de un familiar, quien lo trasladó al Hospital Regional, lugar donde falleció debido a un shock hipovolémico irreversible por la herida de arma blanca en el miocardio.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico