Uno de los tres policías que andaba alcoholizado y con uniforme había faltado al servicio en la comisaría

Tres agentes de la Policía de Chubut fueron sorprendidos ayer a la 1:50 alcoholizados y vestidos de uniforme. El conductor, un agente egresado de la última promoción, estuvo a punto de embestir a un policía de Kilómetro 8 que realizaba un control en el camino Mario Morejón. La Unidad Regional informó que los efectivos involucrados seguirán trabajando hasta tanto se decida su situación desde la División Sumarios Internos por su actitud indecorosa contra la investidura policial.

Tres agentes de la Policía del Chubut fueron sorprendidos ayer a la 1:50 alcoholizados y vestidos de uniforme. Incluso, en esos momentos uno de ellos debía estar prestando servicios en la Seccional Segunda, pero había faltado. Los otros dos prestan servicios en la Comisaría Mosconi.
Aunque no trascendieron públicamente sus nombres, se conoció que se trata de dos agentes de la última promoción de egresados del Centro de Instrucción Policial de Kilómetro 3 y el restante había egresado en 2015.
Los agentes viajaban a bordo de un Ford Fiesta por el camino Mario Morejón que une Kilómetro 5 con Kilómetro 8 y fueron demorados por tres policías en un punto de retén para control de remises y taxis ayer a la madrugada.
Según informaron desde la Comisaría de Kilómetro 8, el retén estaba a cargo de dos suboficiales y un agente. Este último le hizo señas a un Ford Fiesta para que su conductor disminuyera la velocidad, pero estuvo a punto de ser embestido antes de que el vehículo se detuviera.
Ante la maniobra peligrosa en la que casi atropellan al agente, los efectivos de guardia identificaron a los ocupantes del coche quienes al descender estaban vestidos de uniforme policial y llevaban sus armas reglamentarias. Los tres agentes viajaban junto a una mujer de 30 años, estudiante.
Cuando fueron identificados por los policías de turno, los agentes tenían arrastraban la lengua y no se podían mantener en pie. Los efectivos de la Comisaría Don Bosco retuvieron el vehículo y lo pusieron a disposición del Juzgado de Faltas ya que además carecía de seguro obligatorio.
Desde la comisaría de Kilómetro 8 se informó que la alcoholemia no se pudo acreditar más que por el aliento etílico que tenían los agentes, ya que al conductor no se le pudo realizar un dosaje sanguíneo por falta de médico policial. Incluso, según dijeron desde la policía, el área municipal de Tránsito les informó que tampoco tenían médico para realizar el control.
Así, finalmente no se pudo acreditar el grado de alcohol en sangre que tenía el conductor del Fiesta, por lo que sólo recibió una copia del acta de infracción por la falta de seguro y se tuvo que ir caminando junto a sus acompañantes.
Los policías más experimentados ayer enviaban mensajes a este diario reprobando el comportamiento de estos agentes, pidiendo que se realizaran informes socioambientales de cada uno de los ingresantes a la fuerza ya que muchos no respetan el decoro que la investidura requiere.
Desde la jefatura de la Unidad Regional informaron a este diario que los tres policías continuarán trabajando mientras se espera la resolución de la División Sumarios Internos que les iniciará un expediente ante la falta disciplinaria que cometieron.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico