Unos 80 comodorenses se arman por mes

Así lo estimaron desde Tiro Federal Mosconi. En los últimos cinco años los comodorenses lo hacen con la finalidad de defensa personal. Adquieren calibres 9 mm, 40, 45 y 357.

Según Walter Navarro, presidente del Tiro Federal Enrique Mosconi, en el país existen 1.200.000 armas registradas, las cuales están en manos de 700 mil usuarios individuales.
En Comodoro Rivadavia, según Navarro, "ochenta comodorenses se arman por mes" y en los últimos cinco años lo hacen con finalidad de defensa personal. Adquieren calibres 9 mm, 40, 45 y 357.
Según la Asociación de Legítimos Usuarios y Tenedores de Armas de la República Argentina (ALUTARA) que representa a tiradores deportivos, cazadores, coleccionistas, o personas con razones de seguridad, "a medida que aumentaron las restricciones, disminuyeron las ventas y transferencias legales de armas de fuego".
Un trámite para los que se inician y deben conseguir el permiso de legítimo usuario y de tenencia, es el pago de certificación de formularios del Registro Nacional de Armas (RENAR), a lo que hay que sumarle el costo de las consultas con dos de los pocos psicólogos que realizan exámenes de ese tipo en esta ciudad.
También se encuentra la consulta médica para el apto físico, la prueba de aptitud para manejo de armas y la certificación de los lugares de tiro. Todo ello puede oscilar entre los 3 y 4 mil pesos.
El instructor de tiro, Lucas Cocha, explica que en los campos de entrenamiento es en donde se les explican las medidas de seguridad y las instrucciones de cómo utilizar un arma de fuego. La persona debe ser mayor de 21 años y sin antecedentes penales nacionales (no son necesarios los provinciales en proceso, como por ejemplo aquellos que están siendo investigados por algún delito).
"Muchos vienen con el pensamiento de tener un arma por las dudas. También vienen matrimonios para defensa personal. Nosotros, como instructores de futuros legítimos usuarios, tenemos la obligación de explicarles que las armas y la instrucción que damos son solo para el tiro deportivo", explica Cocha.
Los instructores de tiro son pocos en la ciudad habilitados por el RENAR. La mayoría coincide en que más allá de que no se puede instruir en defensa propia, aquellos que tienen un arma con esa finalidad deben prepararse para esas situaciones: cargar el arma de fuego en situaciones límite y saber disparar en espacios cerrados en donde si el disparo no es bien dirigido, puede lesionar a un inocente.
Aunque el tiro práctico le dio una de sus primeras medallas olímpicas a la Argentina, ese deporte de caballeros y camaradería es solo una excusa para tener un arma y defenderse de la delincuencia.
Navarro explica que de los 700 mil legítimos usuarios empadronados en el país, sólo 88 de ellos se vieron involucrados en situaciones de legítima defensa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico