Unos 900 docentes santacruceños tomaron licencia médica en julio

Los datos que salieron a la luz corresponden a las localidades más pobladas de la vecina provincia, 300 docentes de Caleta Olivia y otros 600 de Río Gallegos. En la mayoría de los casos se argumenta estrés y cuidados familiares.

Fuentes de la zona norte aseguraron que solo en Caleta Olivia, unos 300 docentes accedieron a una carpeta médica en el mes que, justamente, coincide con el receso invernal. Asimismo, en esta ciudad capital, se tramitaron más de 590 licencias, poniendo en alerta a las autoridades gubernamentales. Los pedidos, llamativamente coinciden con la Resolución en la que se determinó que no habría receso para los cursos que desde comienzo de año se vieron más afectados por la huelga docente.

Asimismo, Tiempo Sur detalló que el universo de licencias médicas solicitadas este mes se divide en tres grupos: La gran mayoría de los permisos para justificar las faltas se corresponde con certificados médicos por estrés, es decir, apelando al artículo 11, carpeta psicológica.

El segundo grupo, aunque muy detrás del primero, se da con el artículo 10, que comprende a aquellos docentes que dijeron que por estos días tenían un familiar a cargo que cuidar. Y finalmente, el tercer motivo fue la licencia por enfermedad.

En este punto, vale decir que el sistema es hoy en líneas generales sencillo, ya que simplemente el docente debe presentar un certificado con la indicación del médico y según informaron a este diario, no existe una auditoría que permita al Consejo Provincial de Educación (CPE), establecer si efectivamente el titular de la carpeta médica está en su casa.

Cabe señalar, que la abundancia de licencias médicas docentes provocó que en 2013, el CPE tuviera que salir a buscar docentes para algunos establecimientos de Pico Truncado y Las Heras, donde las carpetas obligaron a que no hubiera clases.

Quien era entonces titular de Educación, Marisa Oliva, incluso tuvo que solicitar a la Caja de Previsión Social que los autorice a habilitar docentes jubilados para suplir los cargos, ya que la normativa provincial lo prohíbe y así poder, frente a una "emergencia", garantizar el dictado de clases.

Cuando el Gobierno provincial se reunió con las autoridades del Ministerio de Educación y del Interior, y se acordó una ayuda para hacer frente al reclamo por aumentos, los gremios reclamaron que se vuelva atrás con los descuentos y la provincia pareció acceder, pero no se concretó. Hoy, en la página del CPE se puede acceder a una planilla de reclamo por los días caídos de aquellos educadores que sí dictaron clases.

Asimismo, vale recordar que el viernes, los gremios ADoSac y AMET tuvieron la onceava reunión paritaria con el Gobierno, que transmitió que la ayuda del Poder Central alcanzaba para una suba salarial del 4% en blanco. En el acta quedó advertido que no hay acuerdo, y hoy las partes volverán a sentarse.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico