Unos hombres la acosaron y cuando su padre los enfrentó, recibió una golpiza

Fiorella relató que el lunes a las 20:30 mientras hablaba por teléfono sobre la calle Piedra Buena fue piropeada en varias oportunidades por unos hombres que se encontraban en una obra en construcción. Horas después dos de estos la abordaron en la costa radatilense y le propusieron que se fuera con ellos. La asustada joven alertó a su padre quien fue a pedirles explicaciones, pero lo golpearon entre tres. Padre e hija radicaron la denuncia en la policía. Los sospechosos, quienes se encuentran en libertad, son oriundos de La Pampa y luego del incidente se fueron de la obra en la que trabajaban y vivían.

Fiorella, una mujer de 26 años que vive en Rada Tilly, describió la situación que le tocó vivir el lunes a la noche. El episodio ocurrió cerca de las 20:30, cuando hablaba por teléfono mientras caminaba sobre la calle Piedra Buena.
"Los tipos estaban trabajando detrás de la casa de mis abuelos. Cada vez que pasaba por la obra en construcción, de ahí me silbaban y gritaban cosas. Lo que ignoré totalmente, para mí eran unos boludos más", relató.
Tres horas después, cerca de las 23:40, cuando la joven caminaba por la playa de Rada Tilly "empecé a darme cuenta que estos dos tipos me estaban siguiendo. Eran los mismos, creo que me seguían desde antes que me diera cuenta".
Ya advertida de la situación y con miedo, "empecé a caminar cada vez más rápido para llegar a la casa de mi abuela (sobre la calle Piedra Buena). Cuando llegué a la esquina, los tipos estaban solo a dos metros de mí. Entonces me senté afuera de la casa de un vecino de mi abuela, al lado del portón, intentando que piensen que yo vivía ahí".
Sin embargo, los hombres "se acercaron y me acorralaron. Se pusieron los dos bien cerca de mí y uno me preguntó qué estaba haciendo. Yo ya estaba temblando y le respondí que nada". Uno de los hombres le insinuó: "pasaste muchas veces por donde estamos trabajando". Y Fiorella les respondió: "'estaba caminando' y me dijeron '¿Por qué no venís con nosotros?'".
"Creo que me salvé porque creyeron que yo vivía ahí. Estaba a media cuadra de la casa de mi abuela y no llegué. Atiné a decir que yo vivía ahí y creo que eso los frenó para no hacer otra cosa", contó Fiorella todavía atemorizada.
Una vez que pudo salir de esa situación, la víctima del acoso le comentó a su padre lo que le tocó vivir, quien inmediatamente se dirigió a la obra de la avenida Moyano al 1.600 y al intentar pedir explicaciones fue golpeado por tres hombres.
"Mi viejo es profesor de karate, lo agarraron y lo quisieron matar. Lo ahorcaron y lo cagaron a patadas en la cabeza, mientras uno lo ahorcaba, los otros dos le pegaban en la cabeza", relató Fiorella.
"Mi viejo es un tipo que se sabe defender, imagínate que estos tipos me agarren a mí u otra persona", se preguntó la joven.

"ESTAN LIBRES"
La policía intervino en la situación y "cuando le preguntan a uno de ellos por qué se le ocurrió ir a agarrarme a mí, el tipo le dijo (a uno de los efectivos policiales) que pensó que yo le había tirado onda", sostuvo indignada la víctima.
Fiorella y su padre radicaron la denuncia en la comisaría. "No pude dormir en toda la noche pensando que estos tipos estaban por acá, que me siguieron y están libres en cualquier lado".
Cuestionó la actuación de la fiscal Andrea Rubio y de algunos policías porque dejaron ir a los sospechosos en un Volks-wagen Gol.
La policía, mientras tanto, informó que los individuos, uno de 52 años, otro de 48 y su hijo de 18 se retiraron del lugar porque los vecinos intentaron lincharlos. Se trata de unos obreros que ya fueron identificados y que son oriundos de La Pampa. Desde la comisaría de la Rada Tilly informaron que el caso se encuentra en manos de la Agencia de Delitos Sexuales del Ministerio Público Fiscal.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico