UOCRA levantó los piquetes cuando llegó Gendarmería

Todas las rutas nacionales y provinciales que desde el lunes comenzaron a ser bloqueadas por piquetes de la UOCRA, quedaron despejadas ayer de manera escalonada. En principio porque prosperaron en Buenos Aires las negociaciones que la dirigencia del gremio mantuvo con funcionarios nacionales, pero previamente, de madrugada, fuerzas de élite de la Gendarmería tomaron el control en Caleta Olivia, impidiendo que los manifestantes volvieran a cortar la Ruta 3.

Caleta Olivia (agencia)

Las reuniones en la metrópoli comenzaron en la tarde noche del jueves y prosiguieron a media mañana de ayer con la presencia de dirigentes nacionales del gremio de la construcción y altos funcionarios de los ministerios de Trabajo, Energía y del Interior.
A ellos se le sumaron directivos de la UTE Isolux Corsan, constructora de la Central Térmica de Río Turbio, desde donde se disparó el nuevo conflicto que, sumado al reclamo de reactivación de otras obras públicas financiadas por Nación, derivó en masivos cortes de rutas en el vasto territorio santacruceño.
Los pormenores de esas conversaciones no habían trascendido hacia el grueso de los trabajadores y eran mantenidos en reserva por parte de los dirigentes de la UOCRA.
El secretario general para la Zona Sur, Mateo Suárez, solo indicó que "fueron positivas" y que el lunes se transmitirían a la prensa y a los afiliados ya que faltaba ajustar algunos detalles del acuerdo.
No obstante, dio directivas de levantar todos los piquetes de su jurisdicción a partir de las 16, en tanto voceros de los trabajadores de la Zona Norte dijeron que ellos aguardaban una comunicación del dirigente que tiene a cargo esta jurisdicción, Cristian Salazar.

DESINTELIGENCIAS
Como fuera, quedó en evidencia que hubo una falla en las comunicaciones internas del gremio ya que no todos los piquetes se levantaron a la hora indicada. A modo de ejemplo, el grupo de Puerto Deseado lo hizo a las 15.45; los de Río Turbio y Río Gallegos aproximadamente a las 16.30 y el de Puerto Deseado a las 17.45, pero el de Las Heras se mantenía firme cuando ya entraba la noche.
Esta última demora se atribuyó tanto a reticencia de esos manifestantes como a la desinformación, pero fuentes policiales que seguían de cerca las alternativas daban como seguro el despeje de la Ruta 43 ya que la medida de fuerza se instrumentó principalmente en apoyo a los trabajadores de Río Turbio y los piquetes de la cuenca carbonífera ya habían quedado sin efecto.
En tanto, los obreros de Pico Truncado despejaron las Rutas 12 y 43 a media mañana, mucho antes de que se conociera el resultado de las negociaciones en Buenos Aires, pero en este caso el repliegue estuvo motivado por una intimación del juzgado de instrucción de esa misma localidad.
En rigor, el primer sitio que quedó liberado al tránsito fue la Ruta 3, en el tramo de acceso a Caleta Olivia, lo cual se hizo efectivo minutos antes de las 6 cuando gendarmes de élite pertenecientes el Móvil 4 que arribaron desde la localidad pampeana de General Acha, tomaron el control sin presencia de manifestantes.
Los trabajadores se habían retirado de ese lugar en la tarde noche del jueves y tenían previsto volver a cortar la ruta ayer, pero cuando llegaron se encontraron con las tropas antimotines de Gendarmería.
Con el grueso de los manifestantes solo hubo un contacto visual y los pocos que intentaron aproximarse al estratégico sitio de corte, recibieron una advertencia imperativa.
Los gendarmes que arribaron en dos micros, varias Trafic y camionetas, sumaban aproximadamente un centenar y solo permanecieron en ese lugar hasta poco antes del mediodía cuando los jefes del grupo evaluaron que la situación quedaba controlada, bajo una discreta vigilancia.
Trascendió además que los efectivos de la fuerza de seguridad tenían planeado avanzar hacia otras localidades sitiadas por los piquetes, pero se desconoce si su presencia fue requerida por el gobierno nacional o el provincial, aunque la hipótesis más probable indica que se debió a una solicitud emanada de ámbitos judiciales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico