UOCRA se reúne con Trabajo de Nación para intentar destrabar el conflicto

El encuentro se desarrollará mañana en Buenos Aires. En caso de no haber respuestas positivas no se descarta endurecer el corte de rutas que se viene manteniendo desde ayer.

Desde ayer el gremio de la Construcción desplegó un bloqueo generalizado de rutas en toda la provincia de Santa Cruz. En el caso de la Ruta Nº 3 los piquetes se instalaron –desde las 08 de la mañana y hasta las 19- en Caleta Olivia, Puerto San Julián, Piedra Buena y en los accesos norte y sur de Río Gallegos. Además se bloqueó el paso por la Ruta 43 hacia Las Heras, la 12 a Cañadón Seco, la 281 hacia Puerto Deseado y la complementaria 20 intersecciones con la Nacional 40 que marca el acceso a las localidades de la Cuenca Carbonífera.

El reclamo de los trabajadores es el reinicio de las obras de la Autovía, la reactivación de planes de vivienda y la reincorporación de los compañeros despedidos en la termo usina.

En este sentido, el secretario general de la UOCRA Zona Norte, Cristian Salazar, confirmó a El Patagónico que Nación convocó a una reunión para mañana a la Comisión Directiva Central del gremio.

Asimismo, señaló que para demostrar que "estamos dispuestos al diálogo decidimos reducir la cantidad de horas de corte, en vez de cuatro, lo bajamos a dos con media hora de pase en la Ruta".

"En el encuentro participará el representante de UOCRA a nivel nacional Carlos Ismael Romero, el ministro de Trabajo de Nación Jorge Triaca y el ministro del Interior", dijo.

De esta forma, aclaró que "si los compañeros de Río Turbio cobran lo que se les debe nosotros levantamos la medida de forma inmediata pero si no tenemos respuestas endureceremos la modalidad".

Cabe recordar que el sector de la construcción por estos días está sufriendo una crisis muy grave, en función de la paralización de las obras públicas nacionales en la provincia de Santa Cruz, fundamentalmente la Usina Térmica de Río Turbio y las represas sobre el río Santa Cruz.

En el caso de la megausina la situación se agravó cuando se decidió desafectar la totalidad de las empresas contratistas que trabajan para la UTE ISOLUX CORSAN, a partir del día 15 de febrero, y con ello se despidió al personal de la construcción que dependía de estas empresas, estimándose que serían unos 825 operarios.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico