Vecinalistas reclamaron un plan de seguridad a funcionarios provinciales

Previo al encuentro al que asistieron numerosos referentes de la zona norte y sur de Comodoro Rivadavia, el secretario municipal de Seguridad, Antonio Zúñiga, sostuvo que "la seguridad de la ciudad está dejando mucho que desear". En esa sintonía los vecinalistas plantearon sus preocupaciones y pidieron "respuestas inmediatas".

Con una gran concurrencia se desarrolló ayer en las instalaciones del Centro de Promoción Turística (CEPTUR) el encuentro sobre seguridad organizado por la Secretaría municipal del área. El mismo se extendió por más de tres horas, en virtud de las inquietudes de los presentes.
Participaron más de 40 vecinalistas de las zonas norte y sur de la ciudad, incluyendo a referentes de comisiones barriales que se conformaron hace poco tiempo. También asistieron los comisarios de las distintas seccionales, aunque no concurrió ningún jefe de la Unidad Regional.
La mesa de expositores, en tanto, estuvo integrada por la directora general de Prevención del Delito y Participación Ciudadana, Vanesa Beltrán; el coordinador general de esa cartera, Javier Molina; y los secretario y subsecretario de seguridad municipal, los comisarios retirados Antonio Zúñiga y Héctor Quisle.
En el comienzo Molina admitió que la inseguridad "es un mal que tenemos todos", pero que el foro en seguridad pretendía brindar herramientas para combatir esa problemática. Apuntó que "la seguridad la hacemos entre todos" y planteó la interacción para escuchar a los vecinalistas.

RESPUESTAS CONCRETAS
En ese sentido, uno a uno los dirigentes comenzaron a exponer las falencias en sus respectivos barrios y aclararon que querían irse con "respuestas concretas", dado que participaron de innumerables reuniones en los últimos años sobre la temática sin obtenerlas.
Por ejemplo, una colaboradora de la vecinal General Mosconi indicó que "en estos momentos estamos peor", preguntándose qué proyecto existe para que la policía pueda realizar su trabajo con todas las herramientas necesarias, debido a que la comisaría de su barrio posee menor cantidad de personal y tiene los patrulleros rotos.
"¿Qué ofrecen?", se preguntó casi con angustia la mujer mirando a los funcionarios provinciales.
El vecinalista del barrio Roca, Orlando Chacoma, sostuvo por su parte que "con las cuadrículas había un resultado y ahora hay otro muy distinto". También planteó sobre la modificación de las leyes y afirmó que "hay jueces permisivos".
Por lo tanto, pidió leyes más duras para combatir la inseguridad que ayer –por ejemplo- dejó en grave estado a una habitante de ese barrio durante un asalto. Chacoma además pidió la presencia del ministro de Gobierno de la provincia, Rafael Williams, quien en ocho meses vino solo una vez a la ciudad, y prácticamente sin anunciarse.
Por su parte Gabriela Zuñeda, de la Cámara Hotelera Gastronómica de la Patagonia Central, expuso su preocupación por los robos en ese ámbito comercial. Subrayó que "estamos todos sufriendo la misma crisis" y también reclamó un plan para "entender la seguridad de forma racional y responsable".
Mientras, Mateo Tula –de la vecinal del barrio Gobernador Fontana de kilómetro 8- pidió por la construcción de la comisaría y sostuvo: "estamos totalmente desprotegidos".
Los funcionarios tomaron nota de los innumerables planteos, con la intención de aplicar soluciones en forma urgente, junto a un plan de prevención en seguridad. Los principales pedidos fueron de mayor presencia policial en las calles y la instalación de las cámaras de seguridad, remarcó Quisle.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico