Vecinos del Juan XXIII reclamaron directamente en la Municipalidad

Se trata de vecinos que residen en Manuela Pedraza, entre Mariano Rodríguez y Congreso, quienes presentaron un escrito en la Municipalidad exigiendo explicaciones y ratificando que "las máquinas siguen sin pasar, los camiones sin ir, los chupa sin entrar. Solo trabajaron un poco en lo que es Kennedy y Chile", sostuvo Gabriel Uribe, uno de los damnificados.

“Nos sentimos tierra de nadie; la falta de respeto al ciudadano, la desidia, las promesas incumplidas, las obras realizadas de tal manera que ahora se ven de qué forma fueron realizadas. Necesitamos que alguien nos explique por qué cuando llueve todo el agua de los alrededores desemboca en las cuadras de nuestro barrio”, comienza diciendo el escrito que ayer por la mañana un grupo de vecinos del barrio Juan XXIII entregó en el municipio.
Los habitantes de la calle Manuela Pedraza, entre Mariano Rodríguez y Congreso, en la nota aseguraron que no se sienten representados, "sino más bien defraudados” y le pidieron al intendente Carlos Linares respuestas, tras recordar las promesas recibidas en la reunión que tuvieron en la plaza 1 de Mayo, el lunes, cuando se reunieron con el viceintendente Juan Pablo Luque y los secretarios de Relaciones con la Comunidad, Leonardo Rocha, y de Servicios, Rubén Palomeque.
"No se dio respuesta a nuestro reclamo; se habló de una jornada extensa de los trabajos con maquinarias que no se está cumpliendo y que el retiro del agua podrida le correspondía a la Sociedad Cooperativa una vez que la Municipalidad terminara con el retiro de barro en las calles y pudiera dejar libre el acceso”, continúa el escrito, preguntándose luego: "¿esto no es desidia?".

LA INCERTIDUMBRE DEL AUTOEVACUADO

La carta, que incluye un pedido de reunión, fue entregada en el acceso al sector privado del municipio diez minutos del mediodía por Ángeles Millapi, quien luego mostró copia de la misma a El Patagónico. La vecina contó que hace 15 días ya hizo un reclamo en el municipio y que allí se encontró con otros habitantes del sector con quienes fueron hasta el Predio Ferial, donde se juntan y se distribuyen las donaciones.
“El señor Palomeque sacó un mapa, se comunicó con el supervisor y dijo 'tal máquina está en tal cuadra'. Después tuvimos otra reunión en la plaza y nos dijeron lo mismo. La respuesta fue la misma hace quince días y hace una semana. Conclusión: entre Mariano Rodríguez y Congreso pasó una sola máquina de punta a punta y no pudo hacer nada. Seguimos en la misma situación”, señaló ayer la vecina, visiblemente molesta por esta situación.
Según explicó Ángeles, los 20 vecinos que acompañaron el reclamo están autoevacuados y dos de ellos ya fueron víctimas de la delincuencia. Por eso piden respuestas urgentes, ya que a esto se suman las aguas servidas y los hongos que comienzan a aparecer en las paredes.
Gabriel Uribe, otro de los vecinos que acompañó el pedido efectuado ayer en el municipio, aseguró que también hizo el reclamo en el IPV –cuyo delegado local es Daniel Carrizo-, donde se comprometieron a visitar el lugar pero hasta ahora no tuvieron novedades. También se dirigieron al secretario de Desarrollo Humano y Familia, Marcelo Rey.
"Estamos esperando que alguien se digne a llamarnos para decirnos qué solución nos pueden dar porque no podemos estar autoevacuados toda la vida. Las máquinas siguen sin pasar, los camiones sin ir, los chupa sin entrar. Solo trabajaron un poco en lo que es Kennedy y Chile; seguimos sin poder entrar, por momentos ni caminando”, lamentó.
Por otro lado, los vecinos manifestaron su preocupación por la arena que hay en el interior de las viviendas, aunque desconocen las causas. En el sector se cree que obedece al funcionamiento de una "cantera clandestina" que habría en la zona, por lo que también pedirán explicaciones a la comuna.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico