Vecinos de la parte alta del Jorge Newbery temen que sus viviendas se desmoronen

El temporal ocasionó graves daños a las viviendas de la parte alta del Jorge Newbery, en el límite con el barrio Pietrobelli. Los vecinos denunciaron que el barro los dejó aislados durante días y que el municipio no brinda respuesta a sus demandas. Reclamaron que hace 15 días no cuentan con agua potable y que algunas viviendas están en peligro ya que el terreno cedió por la gran cantidad de agua que cayó en las últimas semanas y temen que se vengan abajo.

Rubén González junto a un grupo de 20 familias denunció ayer que el municipio no les brinda respuestas a los reclamos que vienen realizando desde que inició el temporal. "Estamos sin presidente acá y nadie nos escucha. Tenemos mucha gente de edad y hay vecinos que tienen sus caños de gas al aire. Es un peligro porque puede pasar cualquier cosa y nadie se va a hacer cargo de nosotros", dijo el vecino.
González explicó que los problemas comienzan en inmediaciones de calle Huergo hasta Formosa, en el límite con el barrio Pietrobelli, y que los habitantes del sector temen que sus viviendas se derrumben ya que el terreno también cedió.
"Queremos que la Municipalidad nos ayude a reparar todo lo que dejo el temporal. Los pasajes quedaron destruidos y muchas casas están prácticamente colgadas. Tenemos medianeras que se vinieron abajo y muchos vecinos tienen miedo de perder lo poco que les queda", aseguró.
"Acá nunca tuvimos ayuda de nadie, como no tenemos presidente cada uno se arregla como puede. Cuando nos vinimos a vivir fuimos nosotros los que pusimos los servicios, pero ahora con esta situación no podemos porque hay familias muy necesitadas", agregó, asegurando que "mucha gente no puede ingresar a su patio por la cantidad de barro que hay en cada casa".

AISLADOS Y SIN RESPUESTAS
Los vecinos en diálogo con El Patagónico también recordaron la angustia que vivieron durante el temporal y reclamaron la falta de un muro de contención en el pasaje 12 de Octubre. "Nunca hicieron un muro acá y cuando llovió fuerte las casas estuvieron al borde de ser arrastradas por el barro. Hubo momentos donde pensábamos que el cerro se nos venía encima nuestro y producto de eso, quedaron los caños al aire y la red de electricidad colgados", subrayó González.
La situación es compleja en la zona alta del Jorge Newbery. La gran cantidad de barro que bajo desde el cerro produjo que se formara "un lago" en Patagonia y Misiones. A esto se sumó que luego el personal de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada cortó el acceso por Patagonia para arreglar el acueducto y una retroexcavadora dejó en mal estado la calle Gobernador Costa, dejando a los vecinos prácticamente aislados.
"Nos hemos cansado de sacar el barro con carretillas porque quedamos aislados. Mandaron un maquinista que no sabía manejar una pala y arruinó todos los caminos y no teníamos como salir de acá. Era una zona intransitable. Entre todos paleamos y tratamos de arreglar todo el mamarracho que hicieron, y cuando se calmaron las lluvias pudimos lograr que baje un poco el lago de barro y podamos bajar a comprar pero si no estábamos solos", detallaron los habitantes del sector.
Además, el sector no cuenta con el servicio de agua potable hace 15 días y la situación se vuelve desesperante. "La cooperativa no te da respuestas. Largan el agua cinco minutos y un chorrito con el que no alcanzás a juntar para una botella de agua. La cortan y la vuelven a dar. Así estamos hace más de dos semanas. Ya no podemos lavar la ropa ni cocinar porque no tenemos agua", sentenciaron.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico