Venezuela: mueren dos jóvenes heridos de bala durante una protesta opositora

Dos estudiantes, uno en Caracas y otra en San Cristóbal, capital del estado andino Táchira, murieron ayer baleados por desconocidos en el contexto de marchas contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Brigadas antimotines de la policía lanzaron gases lacrimógenos contra una marcha de la oposición venezolana que intentó movilizarse desde el este de Caracas hacia el territorio vedado del centro, que fue tomado por fuerzas del oficialismo para mostrar respaldo al presidente Nicolás Maduro. Dos estudiantes, uno en Caracas y otra en San Cristóbal, capital del estado andino Táchira, murieron hoy baleados por desconocidos en el contexto de marchas contra el gobierno de Venezuela, en una jornada cargada de tensión en la que también se manifestaron los simpatizantes oficialistas.
Carlos Moreno, de 17 años, recibió un balazo en la cabeza en la plaza La Estrella, en el barrio San Bernardino, en una de las 26 concentraciones antigubernamentales que se realizaron en Caracas, y murió cuando era sometido a una cirugía en el Hospital de Clínicas, informó el diario local El Nacional.
En tanto, Paola Ramírez, de 23 años, falleció al recibir un balazo en la cabeza en las inmediaciones de la plaza San Carlos, en San Cristóbal, reportó el mismo periódico.
Con los casos de Moreno y Ramírez suman ocho las víctimas fatales registradas en el contexto de las protestas contra el gobierno de Maduro que vienen realizándose desde comienzos de este mes en Venezuela y que dejaron además cientos de heridos y detenidos.
La protesta opositora es la continuación de las manifestaciones contra el Gobierno que desde el 4 de abril dejaron seis muertos y cientos de heridos y detenidos.
La concentración opositora desde la plaza Altamira, en el este, se movilizó con varios dirigentes al frente por la autopista Francisco Fajando, con el objetivo de llegar a la Defensoría del Pueblo, pero encontró un cordón de policía que comenzó rápidamente a arrojar bombas de gases.
Las autoridades advirtieron que la oposición no tenía permiso para cruzar hacia el municipio Libertador, donde está la sede de la Defensoría, y que solo podía concentrarse en el este de la ciudad, donde las alcaldías están en poder de la oposición.
Una de las marchas que partió desde el oeste por la autopista fue detenida por la policía, que igualmente disparó gases lacrimógenos, para evitar que se uniera con las concentraciones que venían del este.
La masiva movilización principal en la autopista se vio contenida por la valla de seguridad y el humo de los gases.
La oposición planeaba llegar a la Defensoría del Pueblo, para exigirle que abra un procedimiento contra los magistrados que firmaron dos sentencias que despojaron a la Asamblea Nacional (Congreso) de sus atribuciones.
Aunque las sentencias fueron retiradas, la oposición insiste en acusar a los magistrados de dar un golpe de Estado al poder Legislativo y a favor de Maduro.
El diputado opositor Rafael Paparoni, al frente de la marcha, advirtió que mientras los venezolanos no tengan forma de votar, el gobierno "no tendrá paz, porque continuaremos".
Su colega José Guerra dijo que el objetivo en la jornada era marchar en paz. "No queremos enfrentamiento con la policía", alegó en medio de los gases.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico