Venezuela rechazó la "grosera injerencia" de once países de la región

La canciller venezolana acusó a los gobiernos de estos países de Sudamérica de "violentar" las leyes internacionales "para apadrinar el intervencionismo de Venezuela pretendiendo gobernarla desde el exterior".

El gobierno venezolano rechazó la "grosera injerencia" de once países de la región y los acusó de violentar las leyes internacionales para respaldar un "intervencionismo" desde el exterior y de avalar la "violencia vandálica" de la oposición.
"Venezuela rechaza la grosera injerencia de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Paraguay, Perú y Uruguay", sentenció ayer la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, en su cuenta de la red social Twitter.
La funcionaria señaló en otro mensaje que "resulta vulgar el doble estándar y selectividad política de estos gobiernos para avalar la violencia vandálica de la oposición venezolana".
Asimismo, acusó a los gobiernos de estos países de "violentar" las leyes internacionales "para apadrinar el intervencionismo de Venezuela pretendiendo gobernarla desde el exterior".
"Han caído en el ridículo de anhelar gobernar Venezuela siendo ellos ejemplo patético de violaciones a los derechos humanos de sus pueblos", apuntó Rodríguez en otro escrito y agregó que el gobierno de Nicolás Maduro los "seguirá" derrotando en el campo internacional, citó la agencia de noticias EFE.
Más temprano se conoció que estos once países condenaron en un comunicado la muerte de seis personas en las protestas que han sacudido Venezuela los últimos días, y pidieron al gobierno que garantice la manifestación pacífica, que convoque a elecciones y a la oposición que sea responsable al ejercer ese derecho constitucional.
En el comunicado, difundido por el Ministerio de Exteriores colombiano, estos países expresan, además, su solidaridad y condolencias a los familiares de los muertos.
Además, reclaman a Maduro que "impida cualquier acción de violencia en contra de los manifestantes", mientras que a la oposición le piden que "ejerza con responsabilidad su derecho a manifestarse y así lograr una jornada pacífica".
Los países exhortan al gobierno venezolano a que "rápidamente se definan las fechas para dar cumplimiento al cronograma electoral que permita una pronta solución a la grave crisis que vive Venezuela y que preocupa a la región", concluye el documento.

CONTRA LAS MILICIAS
Dirigentes de la oposición venezolana y la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos repudiaron el anuncio del presidente Nicolás Maduro en cuanto a que asegurará la entrega de un fusil a cada uno de los casi 500.000 miembros de la Milicia Nacional.
En una concentración en Caracas por el día de la Milicia Nacional, Maduro anunció que tiene asegurados los recursos para entregarle a cada uno de los milicianos un fusil, dentro del equipamiento de la Fuerza Armada.
Dijo que espera expandir la Milicia hasta un millón de efectivos y que este año se alcancen los 500.000.
Maduro se rodeó de milicianos uniformados, a los que ordenó permanecer en las calles, cuando la oposición tiene planeado realizar una gran marcha hoy en Caracas, en rechazo al gobierno y al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) por haber aprobado una sentencia que despojó a la Asamblea Nacional (Congreso) de sus atribuciones.
Aunque el TSJ retiró la sentencia, los diputados lo acusan de haber dado un golpe de Estado.
Por su parte, la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos advirtió ayer al gobierno del presidente Nicolás Maduro que la entrega de armas a civiles sólo exacerbará la tensión y el conflicto en Venezuela.
"Lo que se necesita en este contexto de conflicto es que la tensión se apacigüe, no que se incremente, y dar armas a los civiles implica muchísimo riesgo", alertó el portavoz de la Oficina, Rupert Colville, citado por la agencia EFE.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico