“Veroka” quiere pintar de color a Comodoro

Verónica “Veroka” Velásquez trabaja en la restauración de un mural que hace un año pintó en la costanera. Abrió la convocatoria y llegó pintura donada por quienes quieren ver una ciudad llena de colores. Llegaron graffiteros y aquellos que se animaron a dar trazos para cambiar el paisaje urbano.

Con el verano, “Veroka” regresó a Comodoro Rivadavia después de un intenso año de trabajo en Buenos Aires y Venezuela. Durante sus días en la ciudad dictó un taller sobre arte visual, restauró el mural de la costanera y organizó otras actividades que tuvieron como centro “El rincón de Pau”, un lugar para el arte, el diseño y sobre todo el encuentro.
 “Yo tomo el arte como un lugar de creación y de comunicación, no separado de la vida cotidiana, el arte como herramienta modificadora y cuestionadora de los engranajes establecidos en la sociedad”, planteó.
Será por eso que el mural de la rampa de la costanera jugó primero con lo femenino, sobre todo desde el feminismo. Un mujer desenfadada  que desparrama el pelo en suelo, en las paredes es la herencia de sus trazos.
“Lo que pasa con la restauración está bueno igual porque se sumó más gente, con otros mensajes, contra la violencia policial por ejemplo, con el pedido de justicia por el caso de Alicia López”, comentó.
Es que considera que el arte es la herramienta para construir un mundo más justo con amor donde cada persona es protagonista de esta creación colectiva que es la sociedad, “por lo que para mí es fundamental intervenir en la calle”, afirmó.
El mural que alcanza los 170 m2 de pared es un encuentro de estéticas, trazos, y puntos de vista. En cada rincón de la mujer emergen poemas, letras de canciones, y graffitis. Allí dice: “no puedo ser la mujer de tu vida porque soy la mujer de mi vida”.

OTROS MUROS
Este año “Veroka” decidió además exponer en un espacio alternativo en “El rincón de Pau. Allí se puede apreciar la instalación que partió de una performance que comenzó con la rotura de un espejo, y así puso en crisis la representación de las formas.
Así busca “poner en cuestionamiento también las representaciones convencionales, las que encasillan, y nos dicen tenés que verte así y pensar así”, contó mientras tomaba mate en un ronda compuesta por artistas y militantes que trabajan con el arte como vehículo de comunicación y denuncia social.
Por eso “Espejos” es una invitación a crear todo desde cero para ser libre. En una charla sobre sus experiencias de vida, la artista comodorense señaló que esta obra fue presentada en Venezuela, en “Coro”, invitada por el colectivo “Entre locos”.
“Fue una experiencia muy interesante sobre todo porque una de las cuestiones que se presentó fue el gran machismo entonces las actividades buscaron promover una reflexión sobre este tema”, narró. La obra “Espejos” puede apreciarse en Sarmiento 1.030.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico