Vigiladores e YPF seguían dialogando anoche para destrabar el conflicto

Desde el lunes que las partes están intercambiando alternativas de solución por quince trabajadores que quedarían desempleados frente a la decisión de YPF de cambiar de empresa contratista para la seguridad en la playa de tanques de Kilómetro 3. El principal factor que activa las conversaciones es la amenaza de bloquear esa playa desde donde se abastece de combustibles a la región.

Los vigiladores y la petrolera YPF seguían negociando anoche en la delegación Comodoro Rivadavia de la Secretaría de Trabajo. Los trabajadores del gremio que encabeza Julio Gutiérrez esperaban que la solución al conflicto llegara ayer, pero al cierre de esta edición todavía esperaban una respuesta con presencia de un numeroso grupo de ellos en la playa de tanques de Kilómetro 3.
La reanudación del diálogo entre los vigiladores, YPF y las contratistas Expasa y G4 empezó a las 11 y hubo un cuarto intermedio alrededor de las 18. A esa hora retomaron las conversaciones, pero los sindicalistas señalaron que "daba para largo".
Hay 15 trabajadores envueltos en este conflicto entre el Sindicato de Vigiladores y las empresas petroleras. El gremio considera que ellos quedaron sin trabajo cuando YPF cambió de contratista de seguridad privada, dejando sin actividad a Expasa y firmando con G4.
El jueves y viernes de la semana pasada estuvieron con una fuerte presencia frente a la playa de tanques de combustible y el primer día YPF decidió no cargar los camiones que abastecen a la región debido a que había personal de vigilancia en la medida de fuerza. El protocolo de seguridad en la carga necesita de varios agentes, entre ellos trabajadores que estaban en la huelga.
Las negociaciones empezaron el último lunes, cuando estuvieron presentes representantes legales de YPF y de las dos contratistas con las cuales el Sindicato de Vigiladores quiere realizar el traspaso de estos 15 trabajadores de la seguridad privada. El martes lograron un avance con la propuesta de la operadora.
La misma resultó de agrado de los trabajadores afectados, por lo que anoche consideraban que las negociaciones estaban atrasadas justamente porque el cierre del acuerdo incluía la redacción con todos los detalles y la firma. El gremio todavía no expuso públicamente cuáles son las condiciones de ese arreglo.
Los vigiladores son quienes patrullan las instalaciones y yacimientos de YPF y están presentes en Chubut y Santa Cruz. Por esa razón, la amenaza gremial era pasar a las medidas de acción directa, con bloqueos totales a los centros de combustibles que tiene la operadora en Comodoro Rivadavia, Puerto Deseado y Río Gallegos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico