Vladimir Covalschi, el rugbier que conoció el fútbol a través de un reality

Antes de quedarse con la Mara Dorada que le entregó el CePeDe este año, y mucho tiempo atrás de dejar su impronta en cada gol con la camiseta "aurinegra", el joven de la villa balnearia se codeó con figuras internacionales como Zinedine Zidane y Enzo Francescoli.

Un afiche en un colectivo de Buenos Aires invitando a sumarse a un reality show de fútbol, un joven que jugó al rugby en su ciudad natal –Comodoro Rivadavia– que lo lee en su trayecto a la universidad y se anota. Y la prueba inicial en el club Excursionistas es punta del ovillo que llevó a Vladimir Covalschi a codearse con jugadores como Zinedine Zidane y Enzo Francescoli, antes de su retorno a la capital petrolera donde se lució en la ofensiva del Club Atlético Rada Tilly. Lo que le valió la Mara Dorada por parte del CePeDe (Centro de Periodistas Deportivos).
Corría el año 2010 y un joven estudiante de 21 años, recorría las calles de Capital Federal con el fin de llegar a la Universidad donde desarrollaba la carrera de Comercialización y Dirección de Empresas. En uno de los tantos viajes en colectivo, se enteró, por un afiche, de una prueba que realizaba un reality show de fútbol, llamado "Craks", dedicado a buscar promesas para convertirlos en los próximos ídolos del fútbol. El programa lo conducía el reconocido volante francés Zinedine Zidane y el uruguayo (ídolo de River) Enzo Francescoli.
De esta manera, Vladimir Covalschi se anotó y fue uno más de los 25 mil concursantes que decidieron buscar suerte en la cancha de Excursionistas. Además de Argentina, realizaron pruebas en distintos países como España, México, Perú, Paraguay, Venezuela, Colombia, Uruguay, Panamá, y Estados Unidos.
El muchacho que nunca había vestido una camiseta de fútbol, decidió anotarse como marcador central, debido a la velocidad y potencia que había desarrollado años atrás, ya que desde chico jugó siempre al rugby en Calafate.
"Me mandé de cara dura. Lo dudé muchísimo porque todos habían hecho inferiores en algún equipo y yo sólo había jugado al rugby. El primer día fueron todas cuestiones técnicas y yo trataba de demostrar la parte física y de potencia, que era lo que podía llamar la atención de los veedores", comentó el actual jugador de Rada Tilly a El Patagónico.
Las evaluaciones por parte de los captadores iban transcurriendo y el joven que nunca había pisado una cancha de fútbol de forma oficial, iba quedando entre los seleccionados: "Las pruebas iban avanzando y yo iba viendo cómo algunos iban quedando en el camino mientras yo continuaba, hasta que quedamos diez finalistas".
Luego, mientras se encontraba estudiando y repasando para algún que otro parcial de la facultad, recibió un llamado desde España: "a los dos días suena mi teléfono y me preguntaron si tenía pasaporte para ir a las pruebas en Madrid, donde estaban los participantes de todo el Mundo. Yo no lo podía creer porque fue todo de golpe. Ni lo dudé y viajamos tres de Argentina".
Covalschi llegó a España y se encontró con 50 jugadores que buscaban el mismo sueño que él, quedar entre los 19 finalistas y formar parte del Reallity. Continuaron evaluándolo, pero esta vez lo hacían Zidane, Francescoli y el "Mono" Germán Burgos.
"Recuerdo que habían pibes de todos lados. Con los días iban dando de baja a algunos y fui quedando entre los 25. El último día, cuando estaban terminando de elegir, se acercó Zidane y Enzo y nos entregaron un sobre. Ahí adentro estaba la noticia que quedaba entre los 19 finalistas", comentó el reciente ganador de la Mara Dorada.
El actual goleador fue el tercer eliminado de "Cracks". Estuvo entrenando bajo las órdenes del ex arquero de la selección argentina, Germán "Mono" Burgos, durante dos meses. Tiempo que "Vlady" aprovechó para llevarse los mayores conocimientos posibles que las figuras del fútbol le aconsejaban.
"Fue una experiencia diferente a todas, totalmente inolvidable. Aprendí mucho con ellos, me aconsejaban un montón y yo estaba muy atento para aprender, es lo que más rescato. Fui a eso. Duró casi dos meses y desarrollé muchas cosas que creo que son el fruto de lo que estoy demostrando un poco ahora", explicó.
Por otro lado, Covalschi explicó que esta etapa en su vida "fue una iniciación de motivación pura personal. De no haber jugado nunca en un club a quedar en algo así me sirvió muchísimo para crecer y ponerme objetivos".
"Si en algún momento pude quedar en un desafío así también creo que puedo conseguir algo más en un futuro cercano. Siempre tengo esa motivación y me preparo todos los días para eso", comentó el jugador, quien anotó 29 goles en 22 partidos la última temporada de la categoría C de la Liga de Comodoro Rivadavia.
Por último, El Patagónico le consultó por su futuro deportivo, ya que a mediados de 2015 Vladimir había viajado a Italia para sumarse a un equipo de la Tercera división y que luego, por motivos del contrato, no pudo quedarse: "lo que tengo en mente ahora es mejorar. Mantener lo que hice este año pero mejorarlo. Todavía me queda mucho por crecer".
"Si llega alguna propuesta lo voy a analizar y voy a elegir lo mejor para mi carrera. Mi cabeza está en entrenarme y superarme", finalizó.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico