Volcó en el camino del Centenario porque se habría quedado dormido

Lucas Bazán, de 24 años, protagonizó un accidente en ese camino interurbano luego de perder el control del Corsa Classic que conducía. El vehículo dio tres tumbos y quedó al borde de un zanjón. El vuelco fue observado por sus amigos, quienes lo seguían. El joven se recupera en el Hospital Regional.

Dramáticos momentos vivieron los amigos de Lucas Bazán, un joven de 24 años que ayer por la mañana protagonizó un accidente en el que quedó con su vehículo al borde de un precipicio.
Eran alrededor de las 7 cuando Bazán transitaba en su Chevrolet Corsa Classic –dominio NTH 778– por el camino interurbano que une el barrio Pietrobelli con Kilómetro 3.
El joven circulaba solo y detrás, en otro vehículo, iban sus amigos, quienes circunstancialmente fueron testigos del accidente y posterior vuelco que se produjo en la última curva previa a llegar a Kilómetro 3.
Según contaron los jóvenes, Bazán se habría dormido. Esa situación habría provocado que el vehículo mordiera la banquina, se despistara y volcara, dando por lo menos tres tumbos antes de quedar al borde de un zanjón.
Sus amigos al ver el accidente se detuvieron al costado del camino, aún sin salir del asombro. Como pudieron sacaron al joven del interior del rodado y dieron aviso al 101.
Así en el lugar se hizo presente personal policial de la Seccional Primera, el Departamento Municipal de Tránsito, Defensa Civil y una ambulancia del Hospital Regional, a donde finalmente trasladaron al joven que solo habría sufrido lesiones leves.
Según se supo Bazán volvía de una fiesta familiar, y ayer permanecía internado en el Hospital Regional, donde recibió la primera asistencia tras el vuelco. Solo sufrió traumatismos producto del golpe y se aguardaba su evolución.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico