Voluntarios de ALMA se capacitan para agilizar campañas de castración

Con el trabajo profesional del médico veterinario Pablo Carnelutto, el voluntariado de la Asociación de Lucha contra el Maltrato Animal se suma a la propuesta que persigue la finalidad de darle fluidez a las campañas de castraciones masivas, para evitar la superpoblación de animales domésticos para que no sean abandonados en un futuro.

La superpoblación de fauna doméstica, sobre todo la canina, es un problema sanitario y ambiental que sufre hoy esta ciudad. Desde el Programa Nacional 'Protenencia', la Provincia de Chubut y el Instituto Municipal de Salud Animal de Rosario, Santa Fe (IMUSA) buscan realizar capacitaciones en diferentes sectores de Comodoro Rivadavia.
La iniciativa está a cargo de Carnelutto, que asesora a los interesados en un curso teórico-práctico que consta de una duración de 40 horas reloj. El mismo tiene como fin formar veterinarios y voluntarios, a fin de agilizar las cirugías y permitir que más animales puedan ser castrados con seguridad en los barrios más castigados de la ciudad. Cabe destacar que también participan de dicha capacitación alumnos del Instituto Balcarce, formador de auxiliares veterinarios.
En el futuro se realizarán similares capacitaciones, siempre con un alto grado de compromiso por parte de ALMA con el 'Protenecia' (Programa de Tenencia Responsable y Sanidad de Perros y Gatos de la Nación), cuyo responsable es el médico Juan Romero. Se guían por el convenio tripartito que ambas partes han firmado en 2011 con la Municipalidad de Comodoro Rivadavia.
De este modo ALMA cumple con uno de sus objetivos fundacionales, ya que considera a la superpoblación como el primer eslabón en la cadena de maltrato y abandono de animales de compañía.

CONCIENTIZAR
Carnelutto indicó que una de las premisas es concientizar a la gente que lleva al perro a castrar a tener un cuidado responsable de esas mascotas. "Es importante que la gente entienda que al animal hay que cuidarlo luego de la cirugía; sacarle los puntos a los 15 días; y prestar atención al folleto que se les entrega con indicaciones en tal sentido", explicó. El otro fin es frenar la tasa de reproducción canina, que es algo exponencial.
"Esto se da porque una perra puede parir cada seis meses y tener entre 6 y 10 cachorros que al medio año de vida pueden ya tener su primer celo y continuar con esa espiral ascendente de población. Siempre se necesita hacer más de lo que se hace. Deberíamos estar castrando mucho más de lo que lo hacemos, pero siempre es mejor algo antes que nada", agregó.
La Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco realizó una investigación que arrojo que esta ciudad hay dos perros por habitante, un resultado totalmente desproporcionado con las determinaciones de la OMS, que da como número óptimo el de uno cada 10 habitantes.
"Más de esa cantidad es entrar en riesgo sanitario, por lo que esa situación se puede calificar tranquilamente como emergencia sanitaria", indicó Carnelutto.
Finalmente, el veterinario detalló que la capacitación para los voluntarios de ALMA tiene como fin agilizar el trabajo dentro de las campañas. "La intención es que primero los voluntarios tengan un rol puntual dentro de las campañas, tomen un trabajo específico y lo puedan desarrollar a la brevedad posible para hacerlas más efectivas", concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico