Volvieron a asaltar una aseguradora y creen que fueron los mismos ladrones

Tal como ocurrió el 24 de marzo, tres empleadas que atendían la sucursal de "La Segunda Seguros" fueron víctimas de un robo armado durante la mañana del martes. Los ladrones se alzaron con teléfonos celulares y dinero. Sospechan que se trata de los mismos delincuentes que actuaron la vez anterior. Las víctimas reconocieron el arma, el corte de cabello y el timbre de voz. El local ahora está cerrado por refacciones para reforzar la seguridad.

Como una pesadilla en la que se repiten los personajes y hasta el arma utilizada, el martes pocos antes de las 10 las tres empleadas de la agencia de seguros que funciona sobre Polonia 493, entre Colonos Galeses y Esquel, fueron víctimas de un violento robo.
El propio encargado de "Seguros La Segunda", Eduardo Borracer, contó a El Patagónico que el local "fue noticia hace dos meses, el 24 de febrero, cuando sufrió un asalto a mano armada. En esa ocasión, los dos delincuentes, de entre 20 y 25 años, irrumpieron a las 15:10 y amenazaron a las empleadas con un arma. Les exigieron la recaudación y sus respectivos teléfonos celulares. Antes de huir dejaron a sus víctimas encerradas en el baño.
Esta vez el robo se registró de mañana, en un horario muy transitado en ese sector comercial. "Según las empleadas que trabajan en la oficina, eran los mismos que la última vez", señaló Borracer.
Uno de los ladrones actuó a cara descubierta y el otro ocultaba sus rostros con un pasamontañas. Ambos estaban armados. "A uno de ellos le reconocieron hasta el mismo arma, el pelo y la forma en que se dirigía. Las empleadas que estuvieron en aquella oportunidad y en esta aseguran que son los mismos", describió el encargado de la firma.
Entraron cuando no había clientes y se encontraban solo la empleada de limpieza y las dos mujeres que atienden al público. Los delincuentes exigieron la recaudación, el teléfono celular de la oficina y los teléfonos celulares personales de las tres víctimas. "Ese fue el botín que se hicieron en 30 segundos", apuntó Borracer.
Los malvivientes escaparon a bordo de un vehículo que los esperaba en una calle cercana, según observó un vecino del sector. La casa de seguros había abierto a las 9 al público y recibe pagos a través de débito automático, por lo que la recaudación en dinero en efectivo era mínima.
Una de las empleadas sufrió un shock nervioso muy fuerte y tuvo que recibir asistencia médica. Ingresan "muchachos armados que nunca se sabe qué va a pasar y son 30 segundos que no sabés si te van a disparar o no", afirmó Borracer.

OFICINA CERRADA

Mientras la investigación está a cargo de la Seccional Tercera, la sucursal permanece cerrada debido a que realizan arreglos para reforzar la seguridad. Instalarán un comando a distancia para la puerta, cámaras de seguridad y otras "cuestiones que no hagan a la oficina tan elegible para los delincuentes", señaló Borracer.
Una de las medidas que ya se implementan en el resto de los locales de esa firma es que dejaron de recibir dinero en efectivo a los clientes y sólo se abona con tarjetas de débito, crédito o transferencias.
Borracer agradeció que no hubo que lamentar ninguna desgracia, "no les pegaron y una de las chicas está embarazada. La verdad estamos muy preocupados".
Respecto al primer robo, "no ha habido novedades (desde la Justicia) y lamentablemente otra vez fuimos víctimas de la inseguridad", sentenció.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico